BRUSELAS.- Reivindicar el arte cubano más allá de la salsa, desde el cómic hasta la danza y la fotografía, es el objetivo de "Cubalandz", el primer festival dedicado a la isla caribeña en Bruselas que busca también crear un diálogo entre América Latina y Europa sobre la diversidad y la diferencia.

El Palacio de Bellas Artes de Bruselas, Bozar, acogerá una pequeña maratón de cultura cubana con más de ocho horas de programación ininterrumpida para "mostrar la diversidad artística que hay en Cuba", dijo el presidente de la asociación Camarote, Raúl Pelayo, impulsora del festival.

"La gente conoce Cuba, pero es verdad que el país ha estado cerrado durante más de cincuenta años y hay muchas cosas que se han gestado y que el mundo no conoce", añadió.

El festival arrancará con dos exposiciones, una muestra fotográfica de Jorge Luis Álvarez, afincado en Bruselas, centrada en las migraciones, la religión y la identidad, y, al otro lado de la sala, las pinturas de Carlos Caballero, que retratan de forma simbólica un mundo de oleadas migratorias.

"En un momento en el que se habla de crisis de refugiados e inmigración en Europa, América Latina vivió esto hace siglos, y su mezcla de culturas es un buen ejemplo para Europa", explicó por su parte el responsable de programación musical del Bozar, Tony Van der Eecken.

El programa cuenta además con proyecciones, desde la obra audiovisual de Rocío Aballí, artista de La Habana, inspirada en la vida cotidiana de las mujeres de la isla, y otra de Glenda León, reconocida a nivel internacional en el campo de las artes visuales, cuyo trabajo abarca del dibujo a la instalación y los objetos.

También habrá espacio para el cómic, con la presentación del álbum colectivo "Habana", que une "Crónicas Urbanas" y "Soñar en La Habana", dos obras que han marcado el escenario de la historieta cubana en los últimos años, que llegan al Bozar con un diálogo con una de sus ilustradoras, Duchy Man Valderá.

En paralelo, la bailarina Judith Sánchez Ruiz, que ha pasado por festivales internacionales o el Guggenheim de Nueva York, presentará un espectáculo de danza improvisada.

Completan el cartel el "Abel Marcel Trio", con un concierto de jazz cubano; "Kumar et Afrikun", un grupo de música urbana contemporánea, y "DJo Selector", con una sesión que incluirá salsa, cumbia, reggae o electro.

"El objetivo también es crear un diálogo entre los artistas belgas y cubanos", añadió Pelayo, quien espera más adelante "llevar el festival a Cuba" y, si tiene éxito, lograr que se programe más días en el Bozar.

Pelayo llamó al público y "a la gente a abrirse más a Cuba" para descubrir su cultura.

"Buscamos poder dialogar a través del arte contemporáneo sobre la diferencia y aceptarla, al tiempo que mostrar que no somos tan diferentes. Hay muchos temas que se debaten en política y que el ser humano ya ha resuelto por sí mismo. Solo hace falta acercar a la gente", concluyó.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Sobre el caso del policía que se reveló contra Maduro y sobrevoló la ciudad con un helicóptero del CICPC, usted cree:

Es un hecho auténtico que refleja el rechazo a la dictadura
Es un montaje del Gobierno
Es un acto golpista y terrorista
ver resultados

Las Más Leídas