MIAMI.- Entrelazar acordes y letras para crear melodías es la misión de vida de la cantante y compositora colombiana Alejandra Jiménez, quien con su empeño y dedicación se ha entregado completamente a la hermosa tarea de hacer música, más allá de los obstáculos que ha dado por vencidos durante su camino hacia el éxito.

“Aprendí que el secreto del éxito está en la disciplina y la constancia. Que nunca llegas solo a ningún lado, que debes mantener los pies en la tierra y conservar relaciones genuinas y positivas con quienes te vas encontrando en el camino. Hay que agradecer y está bien pedir ayuda cuando la necesitas”, expresó Jiménez.

Con apenas 17 años, su perseverancia la llevó a ganar una beca para estudiar composición y arreglos en el Berklee College of Music en Boston, una experiencia que considera una de las más importantes que ha vivido.

“Mi vida está escrita por ahora en dos capítulos. Antes y después de Berklee, escuela que me dio las herramientas y la confianza para ser una compositora y productora que puede vivir de su carrera y me abrió el panorama respecto a los distintos campos en los que puedo desempeñarme. Me ayudó a creer. Antes tenía mucho conocimiento y no tenía muy claro qué hacer con él”, afirmó.

Tras esta vivencia, la autora de temas como Desliz y Sortilegio asegura que aprendió sobre la importancia de ser un músico humilde y con objetivos sociales.

“Creo que hay que ser responsable y sincero con tu mensaje y estar consciente del poder social, emocional y mental que puede tener tu música en otras personas. Yo creo que con la música podemos cambiar vidas. Hay canciones que a mí me dan fuerza o me hacen feliz. Es importante ser conscientes de esa magia y usarla para el bien”, señaló.

Sobre la función social de la música, y la necesidad de que se reconozca como una influencia directa, la cantante se mostró a favor de crear más.

“Considero que la función principal de la música es eliminar todas las diferencias entre las personas y difundir amor. Cuando los fans de un artista se unen en un concierto y cantan al unísono están unidos por una pasión, por una verdad y en ese momento las diferencias no importan. La música une a la sociedad. Necesitamos más música y mucho más amor”, aseguró.

Su visión

Hacer de la música algo inspirador es una meta que Jiménez pretende alcanzar, y es por esa razón que no descansa al momento de componer sus canciones.

“Me inspiro en los eventos de la vida cotidiana. Los corazones rotos, el trabajo, mis frustraciones, los amores prohibidos, los que perdí. Me gusta lo cursi. A veces me inspiro en otras canciones y busco en especial las que son muy melancólicas. A mis musas les encanta la melancolía y la naturaleza. Me gusta buscar canciones en los parques y en la playa. Tengo una obsesión con la búsqueda de la felicidad y a veces escribo sobre eso”, confesó.

Actualmente Jiménez promociona su más reciente sencillo, un lanzamiento que la mantiene ocupada y con más ganas de seguir apostando por la música.

“Esta canción fue producida por el colombiano Camilo Rodríguez, y formará parte de mi próximo EP Canciones Chiquitas. En los siguientes meses lanzaré más canciones y con suerte, el próximo año estaré tocando en México y de gira por Suramérica”, puntualizó.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario