NUEVA YORK.- Despacito volvió a batir un récord este domingo. El superéxito de los puertorriqueños Luis Fonsi y Daddy Yankee superó los 3.000 millones de visitas en YouTube en tan sólo siete meses. El tema de reggeaton se baila desde hace meses en todo el mundo, ¿pero por qué? Y sobre todo, ¿cómo ha llegado a triunfar en Estados Unidos en tiempos de Donald Trump?

La canción también es ahora mismo la más reproducida de la historia en las plataformas de streaming y lleva 12 semanas en el número 1 de la lista estadounidense Billboard Hot 100.

Más allá del contenido sexual o erótico de la canción, Despacito ha roto fronteras y se ha impuesto también en un país cuyo presidente menosprecia a los latinoamericanos.

El reggaeton hunde sus raíces en Jamaica y ya hace mucho que enloquece a la gente en las pistas de baile de América Latina y España. En Estados Unidos le costó más entrar, hasta que Daddy Yankee publicó Gasolina en 2004. Pero a estas alturas el reggaeton parece haber llegado para quedarse al mundo anglosajón.

Despacito sigue una tendencia, aseguró Petra Rivera-Rideau, que estudia la identidad y la cultura pop en Latinoamérica en el Wellesley College de Massachusetts. "Hay muchos cantantes pop latinos como Enrique Iglesias, Shakira o Ricky Martin que están ahí desde hace tiempo y que últimamente han integrado el reggeaton en su música", explicó en una entrevista con la revista Atlantic.

Para Rivera-Rideau, lo increíble es que el "boom" se haya desatado con Fonsi y no con alguien como Enrique Iglesias, al que el público estadounidense y de habla inglesa conoce mejor.

Parte del éxito puede deberse a la estrella canadiense Justin Bieber, que versionó el tema con una intro en inglés. Esa colaboración supuso el salto a la moda latina de uno de los cantantes de pop blancos más conocidos en Occidente. Aunque Fonsi va ya por su octavo disco, a menudo parece que ha sido Bieber quien le ha descubierto, lamenta la Rivera-Rideau.

En tiempos de Trump, de debates sobre los inmigrantes, el muro y las fronteras, el éxito de Despacito puede sorprender aún más. "Es promiscua. No respeta fronteras ni se pega a categorías raciales", escribió The New York Times en un artículo dedicado al tema. En lugar de eso, "anima a la fecundación cruzada de culturas y estilos", añadía el texto. "La música no tiene fronteras", aseguró por su parte Fonsi en Instagram.

En Estados Unidos a los latinos se les suele considerar inferiores y bajo el Gobierno de Trump se han convertido en el blanco de los detractores de la migración, racistas y de la extrema derecha. Pero el récord de YouTube apunta culturalmente en dirección contraria.

Despacito reveló "nuestra época paradójica en la que los latinos tenemos mucho más que temer que nunca antes, pero también en el que estamos disfrutando de un nivel de influencia cultural y demográfica sin precedentes en Estados Unidos", escribió para The Guardian John Paul Brammer, estadounidense de origen mexicano.

Ahora queda por ver cuánto aguantará el éxito de Fonsi. Sólo han pasado un par de semanas desde que See You Again, de Wiz Khalifa and Charlie Puth, desbancó al Gangnam Style de Psy como el video más visto en la historia de YouTube. "Quién sabe, otra cosa podría destronar 'Despacito' en una semana", advirtió The Verge.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas