MIAMI.- Su pasión es el diseño, y así lo ha demostrado la emprendedora venezolana Adriana Briceño, quien hace apenas siete meses decidió iniciar su propia línea de zarcillos llamada Cyberella, que buscan, a través de cómodos y coloridos diseños, agregarles un toque elegante a las mujeres.

“Mis piezas resaltan a la mujer que trabaja día a día y les dan esa actitud que, a veces, se pierde un poco porque están muy atareadas con otros asuntos”, dijo Briceño, quien estudió International Business.

El éxito que han tenido sus diseños es proporcional al esfuerzo y dedicación que pone al momento de elaborar cada pieza.

“Estoy muy agradecida porque nunca imaginé que el trabajo hecho a mano iba a ser tan bien valorado. Hoy existen muchos productos a buen precio y que gustan mucho, pero no tienen ese valor agregado que hace a cada pieza auténtica”, explicó.

Aunque cuenta en su catálogo con 40 tipos de zarcillos que se distribuyen en países como Venezuela y Panamá, entre otros, insertar sus diseños en el mercado norteamericano no ha sido una tarea fácil.

“Muchas tiendas me dicen que su estilo es más bohemio, pero yo trato de explicarles que las mujeres de hoy en día necesitan accesorios con un espíritu más alegre, y eso es justamente lo que deben ofrecer”, resaltó.

Cada pieza de Cyberella es elaborada cuidadosamente, lo que también le añade un valor importante y la convierte en un espectáculo único.

“Tardo aproximadamente una hora en elaborar los aretes. Hay algunas piezas que son cosidas y, en estos casos, si me puedo demorar hasta tres horas. Pero lo que más tiempo me lleva es buscar las combinaciones de colores para que realmente luzca bonito. Le dedico mucho espacio a investigar el mercado para saber cuáles son las tendencias y qué es lo que están buscando las mujeres”, dijo.

Briceño, quien tuvo que comenzar una nueva vida en un país extranjero, considera que por muy difícil que sea el momento nunca hay que dejar perder los sueños.

“Soy una persona que cree que no hay que pensar en un sueño, sino hacerlo. No hay que esperar el después. Aunque siempre exista la inseguridad de si gustará o no, hay que arriesgarse. Yo sabía que tendría aceptación en el mercado venezolano, pero en Estados Unidos no tenía esa certeza porque hay una gran cantidad de culturas”, agregó.

Con la premisa de que hay que aprovechar cada instante, y con la suerte de que su madre y su abuela también gustaban del diseño y lo ejercieron, Briceño se dispone a consolidar su propio negocio.

“Hay que hacerlo, el tiempo no existe. A veces el ser humano se empeña tanto en pensar en el tiempo, que deja para mañana todos sus sueños pensando que van a morir a los 100 años. Hacer lo que amas es vida”, resaltó.

Su visión

Sobre cómo inició Cyberella, lo que hoy es una de sus mayores alegrías, la diseñadora relató que todo ocurrió inesperadamente.

“Después de haber creado unas pocas piezas las llevé a una tienda y tuve la suerte de que me las compraran todas. Ahí fue cuando me di cuenta de que podía crear mi propio catálogo y equipo de trabajo, así que me aventuré. Realmente parece que ha pasado mucho tiempo, pero llevamos siete meses en el mercado”, aseguró.

Tras varios meses, y haber aprendido a integrarse a otra sociedad, Briceño afirma que está lista para continuar creando.

“Ahora tengo la tranquilidad y estabilidad para crear con más calma, porque al inicio de llegar a este país tuve que enfocarme en otras cosas. Ahora puedo darme el permiso para trabajar en lo que me gusta. Actualmente, aparte de los accesorios estoy trabajando en una línea de ropa para damas y otra para bebés. Siempre busco sobresalir un poco de lo tradicional”, dijo.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas