LOS ANFELES.- El actor Edward James Olmos, que recibirá el premio de honor en la cuarta edición de los Premios Platino del cine iberoamericano, admitió a Efe que no pudo reprimir las lágrimas cuando supo que iba a ser reconocido con ese galardón.

"Me sorprendieron mucho con este honor que me están dando", valoró el intérprete de 70 años y nominado al Óscar por su papel en "Stand and Deliver" (1988).

"Es un orgullo ser latino, especialmente aquí en Estados Unidos. Este homenaje a mi trayectoria me hizo llorar. Es algo muy importante para mí, para mi carrera y para todos los latinos en todo el mundo. Cada vez que alguien recibe este honor de la industria iberoamericana, es un paso muy importante para todos los latinos", manifestó.

En las ediciones anteriores de los Platino, los artistas reconocidos con esa estatuilla fueron la brasileña Sonia Braga, el español Antonio Banderas y el argentino Ricardo Darín.

"Hay que entender que esto me pega muy fuerte. Yo soy de aquí, de Los Ángeles, de padres mexicanos. Soy méxico-americano. Chicano cien por cien. He estado aquí toda mi vida. Cuando éramos chiquitos, nos pegaban en la escuela si hablábamos español. No logré hablar más o menos bien el idioma hasta que fui adulto", declaró.

El actor reconoce que los latinos cada vez están dejando una mayor huella en la sociedad estadounidense, y no duda de que esa tendencia solo va a ir a más en las próximas décadas.

"Somos muchos en EEUU y seremos muchos más. Vamos a dominar este país. En 30-40 años seremos mayoría. Creo que la primera presidenta del país será latina", vaticinó.

La gala de los Platino, que se entregarán el próximo 22 de julio en Madrid, será presentada por el humorista español Carlos Latre y la actriz y cantante uruguaya Natalia Oreiro.

"Un monstruo viene a verme", de Juan Antonio Bayona, parte como la favorita en la IV edición de los premios Platino con siete nominaciones, seguida por "Neruda", de Pablo Larraín, con cinco, mientras que "Desde allá", "El ciudadano ilustre", "El hombre de las mil caras", "Julieta" y "La delgada línea amarilla", tienen cuatro cada una.

"Estos premios están acercando a toda la comunidad iberoamericana y esa unificación puede dar como resultado cosas no imaginadas antes", valoró el artista.

"El futuro está en nuestras manos. Somos uno. Solo hay una raza, la raza humana. Lo llevo diciendo toda mi vida", agregó.

Esta edición de los Platino trae como novedad principal la inclusión de la categoría de mejor miniserie o teleserie cinematográfica iberoamericana, donde compiten "Bala Loca" (Chile), "Cuatro estaciones en La Habana" (Cuba-España), "El Marginal" (Argentina), "El Ministerio del Tiempo" (España), "La Niña" (Colombia) y "Velvet" (España).

"Para crecer aún más, los premios deben seguir adelante cada año, organizándose en diferentes partes del mundo y tendiendo puentes", indicó el actor, quien puso como ejemplo la evolución de los Óscar, desde sus austeros inicios en 1929 hasta convertirse en los premios por excelencia de la industria cinematográfica.

"Los Óscar son el mayor honor del cine, pero comenzaron celebrándose dentro de un restaurante pequeño, con pocos asistentes. Nosotros empezamos de forma más grande, hace cuatro años en Panamá, y no vamos a dejar de crecer. Estos premios representan lo mejor que tenemos en el arte iberoamericano", manifestó.

Olmos, todo un clásico del cine y la televisión gracias a obras como "Blade Runner", "Selena" y las series "Miami Vice", "Battlestar Galáctica" o "Dexter", vive una segunda juventud en la actualidad con proyectos tan comerciales como "Blade Runner 2049", "Coco" o "The Predator".

"Me tomó mucho tiempo saber que podría ganarme la vida siendo actor, pero siempre supe que lo mejor estaba aún por venir. Y lo sostengo. Con 90 años, si Dios me da vida, las películas y el arte que haremos serán increíbles", valoró.

Olmos reconoció que únicamente tiene una escena en "Blade Runner 2049", de estreno en octubre, pero aceptó subirse al proyecto por la "extraordinaria imaginación" de su director, el canadiense Denis Villeneuve.

"Me atrajeron la historia y el director. Dennis es increíble. Quería trabajar con él. Me pidió involucrarme. Va a ser una historia muy fuerte. La gente no se lo va a creer", afirmó.

Por último, habló de un proyecto muy personal, "Windows on the World", dirigida por su hijo, Michael D. Olmos.

"Mi personaje trabaja en un restaurante en lo alto de las Torres Gemelas cuando ocurre el 11-S. Pasan las semanas y su familia asume la tragedia, hasta que creen verlo en un momento dado y uno de sus hijos se lanza en su búsqueda. Esta es la historia de ese viaje", concluyó el actor.

FUENTE: EFE
 

Deja tu comentario