MIAMI.- EFE

La escultora venezolana Mariana Monteagudo creció en el taller de cerámica familiar, una tradición que hoy plasma en esculturas que son parte de la propuesta de una generación de jóvenes artistas latinos en Estados Unidos.

Su trabajo más reconocido son esculturas de unas muñecas que trabaja en papel maché que luego recubre con lienzos y aditivos que transmiten una gran expresividad.

"Yo siempre he trabajado con cerámica hasta que llegué a Estados Unidos, aquí es más difícil conseguirla. Para solucionar esto y la fragilidad del material he ido probando con materiales que me han dado un textura similar, pero más resistente", dijo Monteagudo.

La escultora, que vive en Boca Ratón (Florida) junto a su esposo e hijos, creció en un familia marcada por el arte de su abuela, una judía sefardí nacida en Tetuán (Marruecos) y su madre, ambas ceramistas.

"Mi formación ha sido el dibujo, desde pequeña mi pasión era dibujar, pero crecí en una familia de ceramistas y fue así que descubrí la tercera dimensión de las expresiones artísticas", comentó.

Monteagudo, quien asegura encontrar inspiración en los objetos del día a día, ha creado esculturas que tienen influencias y temas variados que van desde la cultura precolombina al pop o el manga japonés.

"Hoy agradezco haber crecido en medio de artistas y haber tenido la tradición tan a la mano, ha sido una bendición. Para mí, el arte y la inspiración están hasta en lo más insospechado por eso mi trabajo tiene tantas influencias", aseguró.

Con esta sólida propuesta artística, Moneteagudo ganó este mes el concurso Tequila Herradura Barrel Art Collection, en la edición de Miami, y que consiste en convertir una barrica de roble tradicionalmente confeccionada en un objeto de arte.

"Llamé a mi propuesta Barril Feliz porque la barrica como objeto me encanta, pero fue un reto trabajar con su textura, tamaño y volumen", explicó.

Así el barril de esta artista, que trabajó con su técnica de papel maché, lienzo y pintura, muestra una cara sonriente porque, según explica, "quise reflejar el tema del tequila como celebración, algo divertido dentro de un objeto que solo en su confección tiene mucha tradición".

Este concurso, que se realiza por segundo año consecutivo, tiene como meta ayudar y apoyar a artistas locales y debido al éxito de su primera edición, este año se invitó artistas en 7 ciudades distintas.

"Estoy muy contenta porque además cuatro de los ganadores son mujeres, dos de ellas somos latinas", en referencia a la ganadora de Los Ángeles, la mexicana Tanya Aguiniga.

Concursos como el de Tequila Herradura, dijo la escultora, son un gran aliciente para los artistas, porque "nos permite explorar con nuestro arte en objetos cotidianos. Además el incentivo económico nos permite seguir invirtiendo en nuestro proyectos".

El concurso de Tequila Herradura en su edición de Miami coincidió con las actividades de Art Basel, la gran feria de arte que este año atrajo a 70.000 visitantes, 4.000 artistas y 267 galerías.

"Lo bueno, además, es que este concurso coincide en Miami con el Art Basel que ha ayudado a que los artistas locales tengan más proyección, porque hay un mercado más fuerte", afirmó Monteagudo.

La artista dijo que ve con buenos ojos que las marcas comerciales unan fuerzas con los artistas a través de concursos, colaboraciones o financiación no solo para el desarrollo del talento sino también para que el arte llegue a más personas.

"Creo que los objetos cotidianos como una botella, un barril o una muñeca pueden ser objetos de arte y por qué no unir fuerzas para que puedan llegar a más públicos. El arte no tiene que estar solo en las galerías", finalizó.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuáles creen que deben ser las prioridades para el nuevo alcalde de la ciudad de Miami?

Transporte
Seguridad
Vivienda asequible
Infraestructura para enfrentar inundaciones
Control de la construcción
ver resultados

Las Más Leídas