TORONTO, CANADÁ.-"Mi legado es mi compromiso con la música", afirmó hoy Eric Clapton durante la presentación del documental "Eric Clapton: Live In 12 Bars", de Lili Fini Zanuck, que recorre su carrera y su vida, en el Festival de Cine de Toronto (TIFF).

A diferencia de otros documentales sobre músicos de rock, "Eric Clapton: Live In 12 Bars" no surgió del interés de un cineasta sino que fue el mismo cantante y compositor de rock y blues británico quien convocó a la directora, que es su amiga, para hacer un documental que buceara en su vida.

"Muchos de mis amigos aportaron mucho material y sabía que había suficiente como para una película. Lo que no quería es que la película saliera después de que yo muriera o que yo pensara que no estaba bien", apuntó entre risas. "Quería estar seguro de que iba a quedar bien. Y había una sola persona en la que confiaba y era Lily y por suerte dijo que sí sin dudar", completó.

El virtuoso de la guitarra confesó que empezó a pensar en la idea de legado cuando nacieron sus dos primeros hijos, Ruth y Conor. "Tener seres vivientes con mi misma sangre tuvo un efecto en mí y traté de convertirme en un ejemplo para ellos", dijo. "Mi legado es mi compromiso con la música. Pero siempre me pareció importante darle crédito a la gente que me influyó, siempre me vi como un mensajero", añadió.

Esas influencias fueron artistas como Freddie King, B.B. King, Buddy Guy y Robert Johnson, entre otros. Entre el valioso material de archivo que incluye el documental hay testimonios de otros músicos y famosos guitarristas ya fallecidos como B.B King, George Harrison y Jimi Hendrix, así como videos caseros de la intimidad de Clapton.

La película no escapa tampoco a los momentos más duros de la vida del músico, como la muerte de su pequeño hijo Conor (a quien dedicó la canción "Tears In Heaven") o sus adicciones.

"Fue bastante abrumador verme, muchas de las cosas ni las recordaba", dijo el músico. "Cuando dejé de tomar gran parte de lo que decía era pura cháchara, era pomposo cuando me entrevistaban, tenía una expresión rara en la cara, como diciendo ‘no preguntes eso’, y la verdad es que me cuesta verlo. Quizá todos tuvimos cierto nivel de arrogancia de jóvenes, pero ahora que estoy más viejo me doy cuenta de que no sé nada", confesó.

El documental no deja afuera ninguno de los capítulos musicales de la carrera de Clapton, considerado uno de los guitarristas más grandes de todos los tiempos y uno de cuyos apodos es "God", como su paso por las bandas The Yardbirds, Cream, Blind Faith, Derek and the Dominos, así como sus años como solista. Incluso permite conocer la cocina de algunos de sus temas más famosos como "For Your Love" "Layla" y "Tears in Heaven."

"No disfruté todo en mi carrera", afirmó Clapton. "No me gusta que me tomen fotos, que me entrevisten periodistas –no se ofendan, no es personal- pero amo tocar mi música".

El virtuoso de la guitarra espera que la mayor cantidad de gente posible vea la película. "Creo que el legado de esta película es que transmitimos un mensaje", dijo. "Quise demostrar que a pesar de todo el desorden que hubo en mi vida logré convertirme en una persona con un comportamiento razonable y cierto sentido de la responsabilidad".

Preguntado acerca de las nuevas generaciones que parecen haberse alejado del rock y se vuelcan más a otros ritmos como el pop, Clapton confesó que no sabía que "las cosas están tan mal".

"Estoy un poco fuera de onda, no sé bien en qué terminará esto. Mis hijos escuchan rock clásico, quizá porque es lo que yo les pasaba desde la concepción. Les lavé el cerebro", bromeó. "Pero yo creo que toda la música es buena".

Después de decidir hacer una película que recorre su vida y su obra, podría sospecharse que Clapton está con ganas de retirarse. "Voy a hacer cuatro shows más y listo. Pero digo eso desde que tengo 17 años", rió. Sin embargo, confesó una de las cosas con las que sueña en un posible retiro: escuchar música.

"Una de las cosas de las que me di cuenta en el último año es que aunque dejara de tocar podría vivir solo de escuchar música. Con eso me alcanza. Lo malo de estar trabajando (…) es que ya no escucho música. Y eso me perturba. Hay cosas que me gustaría estar absorbiendo", añadió.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario