MIAMI.- Porque apoyar el talento joven y promover la cultura latina es una de las metas de Eric del Castillo, el querido actor mexicano comenzó, en primera instancia en San Antonio, Texas, la escuela de actuación Eagle Eye Art Academy, que recientemente abrió sus puertas en Miami y contará con la maestría de importantes personalidades de la industria como el destacado productor de Televisa Carlos Sotomayor.

DIARIO LAS AMÉRICAS conversó con el intérprete para conocer detalles sobre este emprendimiento, que se enfoca en nutrir el talento y también en producir contenido, un elemento que comienza a convertirse en algo imprescindible.

“Para el idioma latino significa una inauguración muy importante. El arte dramático abarca muchas actividades en la vida humana, ya sea para comportarte, saber hablar o perder el miedo al público, y esas son algunas herramientas que tenemos en la escuela. Este es un lugar para forjar tu propia carrera”, expresó.

Sobre la importancia de tener una sede en la urbe, Del Castillo aseguró que la Capital del Sol destaca por su mercado tan heterogéneo y por las oportunidades de trabajo que brinda.

“Miami es una puerta abierta para toda América Latina, y además hay muchas filmaciones que necesitan actores. Y qué mejor que ofrecer una plataforma para que las personas se eduquen. La intención es también producir para que los muchachos se vayan fogueando con diferentes trabajos y personajes”, explicó.

Para el actor, quien ha participado en cientos de telenovelas y otras producciones, muchas veces los métodos de enseñanza pasan a un segundo plano y el primer lugar llega a ocuparse con los sueños que cada persona persigue.

“Creo que el plan de estudio no cuenta mucho, lo que en realidad importa es el fervor y la pasión que se tenga para ser actor o actriz. Hay personas que no estudian arte dramático y triunfan como María Félix o Pedro Infante. Lo esencial es lo que lleves por dentro. La vida está llena de sueños, sobre todo, cuando eres joven, y en Eagle Eye pueden cumplir parte de ellos”, dijo.

Sus expectativas

Para Eric del Castillo, quien ha forjado su prolífica trayectoria con entrega y pasión por lo que hace, es importante que las jóvenes generaciones que se interesen por el arte tengan claro qué es lo que pretenden.

“Si quieren ser actores, que lo hagan con absoluta seriedad. Y si no, que sean sinceros, y digan por qué están ahí entonces. Aunque realmente no importa mucho si es para aprender a hablar en público o perder la timidez, todo deber hacerse con el mayor interés”, agregó.

Y es de esta manera en la que concibe que se deben establecer las premisas que sostendrían a quienes quieran ser parte del mundo del entretenimiento.

“Yo siempre les digo a los actores jóvenes que es muy importante tener motor. No hay que esperar por padrinos, ni nadie. Es lo que se lleva por dentro lo que cuenta. Si no hay gasolina, ahí se queda todo. Hay que tener pasión por algo”, explicó.

El arte ha sido para Del Castillo algo más que un refugio. En él encontró la manera de no dejarse vencer, de labrarse un futuro y de convertirse en un ejemplo para su familia.

“Desde un principio quise ser actor, porque encontré en la actuación una manera de redimirme. De niño era terrible, estuve en la cárcel, me fugaba, me la pasaba subido en las locomotoras y mi madre ya no sabía qué hacer conmigo, y por eso me impulsó hacia el arte”, reveló.

Tras más de seis décadas en las grandes pantallas de México y otros tantos países, el actor asegura que ha tenido una vida llena de satisfacciones y logros profesionales.

“Me siento un hombre muy realizado, porque estoy haciendo lo que me gusta, porque gano dinero haciéndolo y también, a través de los años, 65 para ser exacto, me he ganado el respeto y el cariño del público, lo que no se paga con nada. Estoy muy feliz”, señaló.

Recuerdos de vida

Remontarse a los años en los que se inició en la actuación le provoca una gran satisfacción a Del Castillo, quien asegura que para un actor es primordial comenzar en las tablas, la génesis de todo arte.

“El actor siempre debe hacer teatro, que es la madre de todos los espectáculos. De ahí nace la televisión, el cine, todo”, apuntó.

De su vida profesional, agradece todas las puertas que se le abrieron y todos esos momentos en los que pudo ponerse en los zapatos de otros, a través de los tantos personajes que ha encarnado a lo largo de su fructífera trayectoria en la televisión, el cine y el teatro.

“He tenido la gran oportunidad de expresarme a través de todas las telenovelas en las que he participado, y eso es algo que siempre se agradece. Me queda mucha satisfacción de todo lo recorrido”, agregó.

Aunque su perseverancia lo ha destacado como uno de los actores más prolíficos de México, Del Castillo confiesa que antes de cada escena aún lo invaden los nervios.

“Siempre tengo una gran preocupación antes de empezar a rodar, entro temblando al set. Me cuestiono mucho por dónde interpretar al personaje, y eso lo voy logrando a medida que se desarrolla la trama”, aseguró.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario