MADRID.-Hay rodajes que marcan, y a Fernando Trueba le marcó "La niña de tus ojos", a la que 18 años después regresa con "La reina de España". La película, que mañana llega a los cines, salta esta vez de la Alemania nazi a la España franquista con una Penélope Cruz convertida en estrella de Hollywood que ahora encarnará a Isabel la Católica en una producción estadounidense.

En su despacho, junto al escritorio en el que cobran vida sus guiones y rodeado de recuerdos, fotografías y libros, muchos libros -apilados sobre una mesa asoman, entre varios montones, el filósofo rumano Cioran o las memorias de Bruce Springsteen- el ganador de un Oscar por "Belle Epoque" habla en entrevista con dpa de cómo ha pasado el tiempo para él y los actores del filme, de la herencia franquista y de si se lanzará a cerrar una posible trilogía.

dpa: Nunca antes había regresado a una de sus películas para hacer una secuela. ¿Por qué con "La niña de tus ojos" sí?

Trueba: Por un lado, pasados unos años de "La niña" se me empezaban a ocurrir historias, empezaba a responder en mi cabeza a la pregunta que mucha gente me había hecho: "Y qué pasa con Fontiveros, ¿lo matan?" Y tirando de ese hilito fui reconstruyendo su historia y la de los demás. Era una especie de ejercicio mental tonto, sin pensar en hacer una película. Y por otro, la primera había sido un rodaje muy feliz, hubo una especie de magia maravillosa y todos tenían un recuerdo muy bueno. ¿Y de qué otra manera nos íbamos a juntar todos? Yo creo que es eso, es la amistad. Mis películas nacen de la amistad.

dpa: En estos 18 años ¿cómo ha cambiado Fernando Trueba?

Trueba: Creo que sabes algo más, y sobre todo has aprendido una cosa que decía aquel humorista (Jaume) Perich: "La experiencia nos enseña que la experiencia no sirve para nada". El que al hacerse mayor cree que sabe algo se acerca al precipicio. La edad, si enseña algo, es sobre tus límites, y conociendo éstos y tu pequeñez quizá gestionas mejor las cosas y tienes otra actitud. Especialmente en la comedia, que es el género humilde por excelencia. Si lo que quieres es que te condecoren, la comedia no es el buen camino.

dpa: La historia de Macarena Granada, que regresa tras triunfar en Hollywood, se puede leer en cierto modo como la de Penélope Cruz...

Trueba: Para mí, sale del propio personaje. Si le ha ido muy bien, te imaginas lo que es la vida de una estrella de aquella época, de bodas y divorcios, premios, triunfar en Hollywood, estas cosas que les ocurrían a Ingrid Bergman o Sophia Loren. Y de repente haces un par de guiños a la Penélope real. Pero como le hago uno a la Sardà con "El caballero de Olmedo", que lo estaba representando entonces, o a Loles hablando de las operaciones. Les vas haciendo un traje a medida y me reía mucho escribiendo, no de mis gracias, sino de imaginarles a ellos. De alguna forma, me ayudaban a escribir sin saberlo.

dpa: ¿Cómo era la Penélope Cruz de entonces y cómo es ahora?

Trueba: La he visto hacerse una estrella, porque lo es. Pero sigue siendo, siempre lo fue desde niña, muy concienzuda. Jamás la he visto fallar en una toma una palabra. Es normal, es humano, le pasa hasta a Laurence Olivier, pero Penélope no recuerdo que haya fallado nunca. Dirigirla es más de orientación, a veces le decía "más Macarena" y ella ya entendía, es muy perfeccionista. ¡Cómo se trabaja los acentos! Cantar en inglés con acento andaluz no es fácil. Lo canta todo ella y hay una mezcla de directo y de estudio. Nada es por casualidad, ni el Oscar ni el David de Donatello. Nada es regalado.

dpa: A la hora de escribir, ¿ha echado mucho de menos la ironía de Rafael Azcona? ¿Y a su hermano David?

Trueba: Sí, le he echado mucho de menos. Puede parecer una imagen poética pero es literal, muchas veces le miraba, está ahí (señala una fotografía en su biblioteca). En vez de mirar al cielo y preguntarme ¿esto funciona? miraba a Rafael. Y no me decía nada, pero quería pensar que le hacía gracia. Y bueno, David acaba de terminar "¿Qué fue de Jorge Sanz? 5 años después", los guiones de una serie, una novela... No puedo pretender tenerlo a mi disposición. Pero le paso el guión y me da ideas, como también hago con mi hijo (Jonás Trueba).

dpa: "La reina de España" es también un homenaje al cine, ¿se considera un nostálgico?

Trueba: Quería hacer una película de esas como cuando ibas al cine de pequeño, vitalista, llena de energía. Y luego, los estudios de la CEA (Cinematografía Española Americana) estaban aquí al lado. No es nostalgia, pero me gustaría tanto que siguieran aquí. Que no existan me indigna. Que las cosas se tiren y se destruyan, que me tenga que ir a Budapest para tener que reproducir un estudio madrileño es muy heavy. Y Hungría además da muchas ayudas.

dpa: El estreno viene precedido de polémicas, de la demanda por el guión a la campaña #BoicotTrueba por sus declaraciones al recibir el Premio Nacional de Cinematografía. Parece como si las atrajera...

Trueba: Eso mismo dice mi mujer, "¿por qué siempre nos pasan estas cosas?" Somos gente normal, de buen rollo, que siempre hemos pagado a Hacienda... A ratos te sientes injustamente tratado y, por otro lado, dices: igual es que te va bien y eso hay a gente que le ofende. Sobre el guión, ya lo he dicho: lo escribimos Azcona, David y yo. Y lo de la campaña me horroriza, me entristece tanto... Y creo que todo tiene que ver, esa cierta vuelta del fascismo, esa especie de "hooliganismo" contagioso. No podemos amilanarnos.

dpa: Hablando de fascismo, ¿cómo preparó el personaje de Franco?

Trueba: Es muy fácil caer en la caricatura o en lo maniqueo, así que le dije a Carlos (Areces): "No debemos hacer una parodia televisiva, hay que crearlo como un ser humano, dentro de la comedia". Y creo que lo ha hecho muy fino.

dpa: Acabamos de pasar el 20-N, el aniversario de la muerte de Franco, y otra vez los homenajes han saltado a los titulares...

Trueba: Aquí el paso de la dictadura a la democracia se tuvo que hacer de puntillas. Se trataba de conseguir llegar a una cierta cosa civilizada, pero quizá no se remató. Creo que lo tenía que haber hecho Felipe González y no supo. Entiendo que no lo podía hacer al día siguiente, pero cuando ya habían pasado seis años y estábamos en la OTAN y en el mercado comunitario era el momento (...) Y luego, bueno, cada vez creo más que para administrar un país, ser ministro, deberíamos pasar unos exámenes de capacitación.

dpa: ¿Habrá una tercera entrega?

Trueba: Bueno sí, mientras rodábamos claro que jugábamos con ello, ¿y cómo sería la tercera? ¿cómo la hacemos? Yo en el fondo ya le había dado algunas vueltas, como una especie de juego mental. Que después de 18 años estemos todos o casi todos y hayamos podido hacer esta película es ya un milagrito. Así que si dentro de 18 años estamos todos y podemos permitírnoslo, pues la hacemos.

FERNANDO TRUEBA (Madrid, 1955) debutó en 1980 con "Ópera prima" y cinco años después saltó a la fama con la comedia "Sé infiel y no mires con quién". Puede presumir de una trayectoria jalonada de premios, como el Oso de Plata en Berlín por "El año de las luces", varios Goya, la Concha de Plata en San Sebastián por "El artista y la modelo" y, sobre todo, el Oscar por "Belle Epoque". Volvió a optar al hombrecillo dorado en 2012 con la cinta animada "Chico & Rita".

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que luego del exhorto de El Vaticano y del retiro de la oposición de la mesa de diálogo, el Gobierno venezolano cumplirá con los acuerdos?

Las Más Leídas