El actor cubano Mario Martín falleció el pasado viernes en el Coral Gables Hospital, a la edad de 84 años, como consecuencia de fallo cardíaco.

El velorio del veterano intérprete se realizará este viernes 25 de noviembre desde las 6:00 p.m. hasta las 10:00 p.m. en la funeraria Caballero 3344 SW 8 Street.

Asimismo, el sábado habrá una misa de cuerpo presente en la iglesia St. Peter & Paul a las 9:30 a.m. Después sus restos serán sepultados en el cementerio Woodland, ubicado en el 3260 SW 8 Street. La policía no acompañará la procesión de la iglesia al cementerio.

Martín había nacido en Holguín, Cuba, en el año de 1932, aunque parte de su infancia transcurrió, primero en Guanajay y luego en La Habana.

Comenzó en el teatro junto al Francisco Morín, una de las figuras emblemáticas de las tablas cubanas y estuvo al lado de grandes figuras como GIna Cabrera. Tiempo después se dirgió a México para posteriormente trasladarse a EEUU, en donde trabajó en Radio Caracol por 12 años y en la WQBA por casi tres décadas.

Entre sus obras como escritor y director destacan Mi hijo no es lo que parece, Me voy para Cuba fuá y La libertad prestada, que fue premiada por el gobierno de la ciudad de Miami.

Su última obra llevada a escena, en la que fungió como director, fue la comedia Gemelos de dos bandos, en el Café Teatro El Yunque.

Esperando a Godot, donde compartió escena con el actor Carlos Cruz, fue quizás su más memorable interpretación. También se encuentra Los intereses creados, ambas bajo la dirección de Rolando Moreno.

Mario Martín colaboró en muchos de los espectáculos presentados por la Sociedad Pro-Arte Grateli.

En el 2009 recibió, junto a Teresa María Rojas, el Premio René Ariza, que otorgaba el Instituto Cultural “René Ariza”, por su gran labor en el teatro cubano en el exilio

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que luego del exhorto de El Vaticano y del retiro de la oposición de la mesa de diálogo, el Gobierno venezolano cumplirá con los acuerdos?

Las Más Leídas