Embed

Para llegar puntual a su gran debut en aguas floridenses, la nueva estrella de Royal Caribbean International tuvo que navegar casi 4.000 millas durante su travesía trasatlántica desde Barcelona, España.

Luego de anclar recientemente en Port Everglades, el puerto de Ft. Lauderdale, desde donde emprenderá sus habituales viajes al Caribe, el Harmony of the Seas, inició sus primeras expediciones a Las Bahamas. DIARIO LAS AMÉRICAS estuvo a bordo del impresionante navío, que ha sido catalogado como el más grande del mundo.

OceanViewBalcony.jpg

Construido en Francia, el crucero abarca unos 1.188 pies de largo y 215.5 de ancho, y puede albergar confortablemente a más de 6.500 pasajeros en sus 16 cubiertas, otras dos están destinadas para las habitaciones más espaciosas.

En el décimo séptimo piso, con una espectacular vista al minigolf y un balcón que invita a contemplar el mar, se encuentra la Royal Loft Suite, para quienes deseen y puedan desembolsar unos $8 mil dólares por persona (en dependencia de la temporada).

RoyalLoftSuite-Living.jpg

Quienes no necesiten tanto espacio para embarcarse a una aventura inolvidable, vale la pena conocer la nueva joya de los mares. Se puede realizar una expedición de siete noches al Caribe en diciembre por alrededor de $900 por persona, aunque la tarifa escala durante las fechas cercanas a las festividades de Navidad y Año Nuevo.

Además de Nassau, otros destinos a los que llegará la nueva adquisición de la compañía son: Cozumel, México; Falmouth, Jamaica; Labadee, Haití; San Juan, Puerto Rico; St. Thomas y St. Maarten.

Entre las atracciones que destacan a bordo del Harmony of the Seas se impone el Ultimate Abyss, un tobogán, ideado como el más alto encima de un crucero, que lanza a los más arriesgados desde una altura de 10 pisos.

1465219210_HM-Aerials-June2016-251.jpg

Los que prefieran deslizarse rodeados de agua, pueden optar por lanzarse por cualquiera de las canales que conforman el trío The Perfect Storm, ubicado en la cubierta exterior más amplia, junto a la piscina y el jacuzzi. Los más pequeños también pueden disfrutar de actividades acuáticas en un conjunto de toboganes concebido para ellos.

the perfect storm by simon brooke-webb.jpg

También hay diversión para los amantes del deporte. El barco ostenta una amplia cancha de basquetbol y un área para jugar pimpón. Para quienes prefieran más adrenalina, pueden aventurarse en la tirolesa, que se extiende a lo largo del atrio, elevándose sobre la popular zona bautizada como Central Park, ubicada en la octava cubierta. Desde los 82 pies de altura de la tirolesa se puede apreciar la majestuosa construcción del navío.

Otra manera de contemplar la inmensidad del mar sería escalando las dos paredes de 43 pies de altura destinadas para esta actividad. Surfear también es posible a bordo en una piscina que simula esta acción.

En el área de Central Park, donde predomina el verde de los árboles, se puede cenar en el restaurante italiano Jamie´s, sentarse a conversar, ir de compras o embarcar en el bar flotante con rumbo al Royal Promenade en el quinto piso. Al llegar, los amantes de la tecnología se sorprenderán con el Bionic Bar, donde dos brazos robóticos toman el control de la mezcla de tragos. Simplemente se ordena a través de una tableta, y mientras se espera por la bebida se puede rastrear el recorrido del pedido en una pantalla digital, una escena tal como pudiera ser retratada en un filme de ciencia ficción.

Vale la pena recorrer las instalaciones para deleitarse con la colección de arte que recoge más de 3.000 piezas de artistas de alrededor del mundo.

ArtworkPromenade BY Simon Brooke-Webb.jpg

Las opciones de entretenimiento son amplias y para todas las edades. En el Boardwalk, los chicos pueden montar el carrusel mientras sus padres disfrutan un café en Starbucks.

The Carousel by simon brooke-webb.jpg

Desde esta cubierta se pueden apreciar los balcones con vista a Central Park, una peculiaridad que este crucero ofrece a quienes no deseen escuchar el zumbido de la brisa del mar, y tampoco quieran prescindir de un balcón.

boardwalk by Simon Brooke-Webb.jpg

En el Royal Theater, la sensacional puesta en escena del musical de Broadway Grease arranca risas y suspiros entre los enredos y pasajes que narran sus personajes, mientras se debaten entre las presiones sociales, el amor y la vida estudiantil. En el Studio B, los aficionados del patinaje sobre hielo depararán con un extravagante espectáculo, mientras que en el Aqua Theater se asombrarán con los shows de acrobacia. Fue justo en este teatro al aire libre que la banda DNCE se presentó durante la segunda noche de travesía.

grease by Simon Brooke-Webb.jpg

En materia culinaria, sobran las alternativas para los distintos paladares, desde el menos exigente hasta el más sofisticado. En Johnny Rockets se puede saborear una jugosa hamburguesa, y luego disfrutar una exquisita langosta en Coastal Kitchen a la hora de la cena.

1465059519_HM-CoastalKitchen.jpg

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba se abrirá hacia la democracia?

Las Más Leídas