MIAMI.-Fundar un museo no suele ser empresa fácil. Pero crear uno que recoja, a través de las artes, la memoria de la diáspora cubana (que de forma sostenida suma 58 años) es quizás el empeño cultural más importante y ambicioso del exilio de la isla. Eso es el American Museum of the Cuban Diaspora, conocido ya como El Cubano, cuya misión y contenidos lo hacen único en el mundo.

“Entre los más importantes creadores de la contemporaneidad, se encuentran no pocos exiliados cubanos, y otros que arrastrados por la diáspora han nacido en países distantes. El Cubano les ofrece una sede cultural fuera de la patria, rescatando y narrando así la historia no contada por el discurso oficialista durante casi seis décadas”, dijo a DIARIO LAS AMÉRICAS Ileana Fuentes, directora fundadora del Museo Americano de la Diáspora Cubana.

Este sábado 19, a las 6 p.m. El Cubano tendrá su inauguración oficial con la exposición Dictators, Terrorism, War and Exiles, de Luis Cruz Azaceta, uno de los más irreverentes, experimentales, inquietos, comprometidos y prolíficos creadores del largo y sostenido éxodo cubano. Azaceta estará presente en la inauguración, junto al curador de la muestra, Alejandro Anreus, quien presentará su libro Luis Cruz Azaceta, sobre la trayectoria de este importante artista.

Museo El Cubano4 - Obras de Luis Cruz Azaceta by luis leonel.jpg

Para Fuentes, que llegó a Estados Unidos en 1961 con 13 años como parte de la Operación Pedro Pan, Cuba es una asignatura inconclusa e interminable.

“Un compromiso diario con su más amplia verdad histórica. Y para lograrlo necesitamos restaurar la narrativa cultural extramuros a partir de 1959. Quiero que nuestro pueblo conozca su acontecer y su historia a plenitud, y cuando digo ‘pueblo’ mi prioridad son los casi 2 millones (más del 12% de la población de Cuba) que viven en la diáspora y que son parte de la historia. Pues la historia de Cuba, desde el siglo 19 al XXI, no puede contarse con exactitud sin sus exilios, desde Félix Varela hasta Juan Boza, desde José María Heredia hasta Celia Cruz. Y estoy comprometida con esa verdad”.

El Centro Cultural Cubano de New York, un antecedente

A finales de 1975, gracias a su contacto con el Centro Cultural Cubano (CCC), nació su pasión por la cultura de la emigración: “El CCC existía como ‘entidad sin paredes’, desde que se fundó bajo el liderazgo de Iván Acosta y un grupo de creadores. Organizamos festivales de arte cubano en Nueva York. Fue el germen para hacer conferencias, exhibiciones, coloquios, discos, teatro, películas sobre los cubanos y los cubanoamericanos. Una gran experiencia”, relató.

“En los años 70 Nueva York, en el tema cultural latino, estaba mayormente en manos de cubanos exiliados. Yo no viví en Miami hasta 1995 que me trasladé con mi hija, y lo que uno siempre oye es que esta ciudad ha cambiado mucho, que antes no había vida cultural y ahora sí. Pero creo que siempre ha habido, sólo que los tiempos cambian en cuanto a gustos, preferencias, oportunidades y visibilidad. Lo que no cambia, dondequiera que un artista intenta dedicarse a crear, es que siempre pasa tremendo trabajo. Y cuando no hay entidades culturales que apoyan al creador, el progreso es más lento, al individuo se le margina con mayor frecuencia y se le dificulta más triunfar. O sea, se le hace casi imposible vivir solamente de su profesión”, advirtió.

Museo El Cubano - Los by luis leonel.jpg
Algunas de las obras de Luis Cruz Azaceta estarán en exhibición hasta marzo.
Algunas de las obras de Luis Cruz Azaceta estarán en exhibición hasta marzo.

Antes de hacer realidad el sueño de El Cubano, Fuentes ha realizado innumerables esfuerzos para documentar y compartir las artes y la literatura del exilio cubano, entre los que destacan la primera retrospectiva de artes plásticas de la diáspora cubana (Outside Cuba/Fuera de Cuba: Artistas cubanos contemporáneos, exposición itinerante que en los años ‘80 viajó a museos de Nueva York, Oxford, Ohio, Puerto Rico, Atlanta, Georgia y al Center for the Fine Arts (hoy el PAMM) en Miami. Cuyo libro-catálogo homónimo, es referencia obligatoria sobre el tema). Y la conferencia internacional Desde el Niágara hasta El Mariel: Literatura y Exilio siglos XIX y XX, donde participaron escritores y eruditos de diversos países, desde África del Sur y Argentina hasta Canadá y Francia.

American Museum of the Cuban Diaspora, o El Cubano

El museo le prestará atención a todos los aspectos de la cultura: artes plásticas, literatura, cine, teatro, música, danza, historia del arte, humanidades (con respecto a la temática cubanoamericana) e historia de la diáspora. La programación está en proceso de conformarse.

“Para mayo de 2017, mes de la apertura oficial del museo, proyectamos una muestra colaborativa con el Lowe Museum de la Universidad de Miami, destacando el arte cubano de la diáspora que tiene el Lowe en su colección. Para septiembre 2017 y hasta fin de año, organizaremos una exposición de 18 artistas cubanoamericanos de Miami, precursores del arte netamente cubanoamericano. Se titulará Arte cubano-americano: Los precursores en Miami”, adelantó.

En 2017, Fuentes comenzará a desarrollar la colección permanente del museo, cuya primera fase incluirá a los artistas de la diáspora del sur de la Florida, y le seguirán los que han emigrado a otras regiones de EEUU, Europa, América Latina y el resto del mundo. Un proceso que, según su directora, le tomará a El Cubano unos cinco años en concretar.

Museo El Cubano5 - Obras de Luis Cruz Azaceta by luis leonel.jpg

La colección de El Cubano ya empieza a desarrollarse: “Por el momento, sin un fondo destinado a adquisición de obras, el museo dependerá de la buena voluntad de artistas y coleccionistas privados que donen piezas. Tenemos un comité asesor para exhibiciones y desarrollo de la colección, integrado por académicos y especialistas en arte cubanoamericano y latinoamericano como Alejandro Anreus (William Patterson University, NJ), Ricardo Viera (Lehigh University, PA), Ofelia García (presidenta jubilada de Rosemont College, PA y del Atlanta College of Art (GA), y E. Carmen Ramos (Smithsonian American Art Museum). Dicho comité, en colaboración con el personal especializado del museo, hará las recomendaciones pertinentes. La colección ya cuenta con piezas de varios creadores como Roberto Estopiñán, fallecido hace un año en Miami, que en vida dotó al museo de una colección de sus grabados, dibujos y esculturas”.

Sobran razones, según su fundadora, por las cuales es imprescindible que el Museo Americano de la Diáspora Cubana, tenga su sede en esta ciudad.

“Miami es la capital poblacional y cultural de la diáspora cubana mundial, el punto geográfico donde miles de persona vienen cada año a conocer ‘lo cubano’ en EEUU. Y de ahora en adelante se sorprenderán cuando se encuentren que además de la Calle Ocho, el folklore, los tabacos y la cocina de la isla, hay también una institución museológica de prestigio mundial, que brindará amena información y documentación de la cultura de nuestra diáspora cubana, no solamente en EEUU, sino en todos los rincones del mundo”, afirmó.

Museo El Cubano3 - Obras de Luis Cruz Azaceta by luis leonel.jpg

Dirección: 1200 Coral Way, Miami, FL 33145

Teléfono: (305) 529-5400

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba se abrirá hacia la democracia?

Las Más Leídas