El día comienza con un desayuno en la terraza bajo un cielo despejado. Con los 25 grados del mediodía se busca la sombra y cuando el Sol se hunde en el mar Egeo basta un jersey ligero para combatir el frescor de la noche. Se acerca el mes de octubre y en Santorini se tiene la sensación de que el verano no se acaba nunca.

Pero la temporada ya casi ha terminado. Ahora que los turistas pasean en un número agradablemente dosificado entre las casas blancas de esta conocida isla del archipiélago de las Cícladas es cuando quizá resulta más bonita.

Santorini es un símbolo de la ligereza mediterránea, que aquí, en vista de los precios, a menudo solo se pueden obtener de forma relativamente exclusiva. Pero también de romanticismo. De hecho, el paisaje de la isla es tan pintoresco que parece que se hubiera sido ilustrado en un cuadro. Una promesa para todos aquellos que desean disfrutar del amor rodeados de los paisajes que Santorini proporciona. Sin dudas, la vista que desde allí se contempla asemeja a una postal digna de ser enmarcada.

La localidad principal, Thira, se encuentra situada al borde de un acantilado de 300 metros de altura. Las casas se colocaron directamente sobre las rocas como joyas en una corona. A la luz del mediodía resplandecen tanto que los ojos duelen. Pero la famosa puesta de Sol las sumerge en una suave luz.

santorini 2 dpa.jpg
<p>Thira es la localidad principal de Santorini.</p><p></p>

Thira es la localidad principal de Santorini.

Oia, en el norte, resulta más encantadora que Thira, también conocida como Fira. Aquí se encuentra el mejor mirador: las ruinas del castillo veneciano de Argyri. Al anochecer cientos de personas aguardan en este punto la hora dorada, y todo ello no es gratis.

Quien quiera disfrutar de la gran puesta en escena de la naturaleza de manera privada, tendrá que estar dispuesto a desembolsar más dinero. Una habitación en un hotel boutique o un apartamento con vistas paradisíacas fácilmente supera los 300 euros por noche. En realidad, Santorini es un destino para los ricos y famosos.

A la clase alta de Japón, China y Corea le encanta visitar la isla griega durante un viaje por Europa. En las callejuelas de Thira y Oia hay sobre todo restaurantes con cartas en seis idiomas, tiendas y joyerías. ¿Una sencilla chaqueta negra de cuero por 1.200 euros? Para muchos turistas es un suvenir normal.

Aunque tranquiliza saber que también quienes no son adinerados pueden disfrutar de Santorini. La clave para llegar a este destino con un sueldo estándar es elegir una vivienda vacacional apartada de los lugares principales. De todos modos, las cosas más bonitas de la isla son gratuitas. Por ejemplo, hacer una excursión al atardecer a lo largo del cráter de Oia hasta Thira o bañarse en la playa negra de Perissa, en la que la temperatura del agua en octubre todavía es de 22 grados.

Sobre los relucientes caminos y frente a pequeños balcones los turistas, casi eufóricos, intentan colocarse unos a otros en la luz adecuada, como si no pudieran creer que formen parte de este paisaje. La puesta en escena resulta un trabajo arduo.

En los locales, el café se queda tibio mientras se coloca la taza en el ángulo correcto para obtener la imagen perfecta destinada para Instragram. Facilitaría mucho las cosas si los puntos para hacerse los mejores selfies estuvieran señalizados en el suelo, junto con algunos consejos fotográficos.

santorini 3 dpa.jpg
<p>Las casas blancas con cúpulas azules ofrecen un pintoresco paisaje a los visitantes de Santorini.</p> <p></p>

Las casas blancas con cúpulas azules ofrecen un pintoresco paisaje a los visitantes de Santorini.

Muchos viajeros solo se acercan brevemente a la isla para tomar un refresco y la foto perfecta. Durante días veraniegos unos 70.000 turistas abarrotan las callejuelas. Pero cuando llega octubre la gran afluencia de visitantes ha pasado. Las aerolíneas suspenden sus vuelos chárter hasta la próxima primavera y tiendas y restaurantes echan el cierre.

¿Entonces viene alguien realmente? La dueña de una tienda en Oia responde de manera políticamente incorrecta levantando sus gafas y estirando sus ojos con los dedos: asiáticos.

No les gusta el sol y tampoco se bañan en el mar. Es obvio que, realmente, en invierno hay mejores destinos de viaje. Al fin y al cabo, el verano en Santorini es lo suficientemente largo.

santorini 4 dpa.jpg
<p>La temperatura del agua en la playa de Perissa todavía es de 22 grados.</p><p></p>

La temperatura del agua en la playa de Perissa todavía es de 22 grados.

Clima y época para viajar: A comienzos de octubre las temperaturas todavía son veraniegas, al anochecer bajan de 20 grados. El mar se encuentra entre 21 y 22 grados.

Cómo llegar: En octubre ya no hay vuelos chárter, pero existen numerosos vuelos con conexión.

Alojamiento: Santorini ofrece hoteles resort, pequeñas villas-boutique, viviendas de vacaciones y apartamentos a través de Airbnb. Alojarse con vistas al mar cuesta entre 300 y 500 euros por noche. En el interior se encuentran opciones por 100 a 150 euros cada noche.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cómo califica la actuación de las autoridades del sur de Florida en la atención de la emergencia ocasionada por Irma?

Eficiente
Buena
Regular
Pésima
ver resultados

Las Más Leídas