LOS ANGELES.- El excéntrico, impredecible y genial Jack Nicholson, con sus tres Oscar a la espalda, cumplirá el sábado 80 años. Se ha convertido en uno de los actores de cine estadounidenses más exitosos pero lleva ya una larga temporada alejado de las cámaras.

La última vez que apareció en la gran pantalla fue en 2010, en la comedia romática "¿Cómo saber si es amor?" con Reese Witherspoon. Sin embargo, solo tuvo un pequeño papel, por lo que sus fans se emocionaron cuando en febrero se habló de que la estrella de Hollywood podría volver con el "remake" estadounidense de la película germano-austriaca "Toni Erdman".

Nicholson podría interpretar al estrafalario padre con dentadura postiza de broma, escribió la revita "Variety". Aún no hay nada confirmado oficialmente, pero la directora alemana de la versión original, Maren Ade, confesó que le gustaría la idea.

Para ella, Nicholson es uno de los mejores actores, dijo a finales de febrero en Santa Mónica después de ser premiada con un premio Independent Spirit por este filme.

"Hay tantas películas con él que me encantan", dijo "Variety" citando a la directora. Ade aseguró que lo pasaría genial viendo un "remake" de su largometraje, pero apuntó que no se involucraría en él profesionalmente.

Poco se ha oído del seductor actor en los últimos años. Su última gran aparición en el escenario de los Oscar tuvo lugar hace ya cuatro años. En aquella ocasión, fue el encargado de presentar las candidatas a la mejor película. Michelle Obama, por aquel entonces primera dama, compareció desde Washington para leer el nombre de la ganadora, "Argo". Y Nicholson dedicó su irresistible sonrisa y flirteó a sus anchas con la ganadora Jennifer Lawrence, que entonces tenía 22 años.

Lawrence se sorprendió cuando, en medio de una entrevista en directo, Nicholson se dirigío a ella con cumplidos.

"Se parece mucho a una antigua novia mía", dijo la estrella y después volvió a acercarse con gafas de sol, tras lo cual la actriz se llevó las manos a la cara. El video provocó risas en las redes sociales y Nicholson fue objeto de bromas.

La vida de Jack Nicholson ha sido muy intensa. Tiene cinco hijos de cuatro mujeres diferentes, aunque solo estuvo casado una vez, con la actriz Sandra Knight. Un matrimonio que duró de 1962 a 1968.

Con Anjelica Huston, hija del director estadounidense John Huston, tuvo una relación tormentosa durante 13 años que terminó cuando él dejó embarazada a la mejor amiga de su hija Jennifer, la modelo Rebecca Broussard.

La madre de Nicholson, una bailarina, se quedó embarazada accidentalmente cuando tenía 18 años y le dio a luz en 1937 en Nueva Jersey. Nicholson se crió con sus abuelos pero no supo hasta que cumplió 37 años que su "hermana" mayor, June, era en realidad su madre.

Su gran carrera cinematográfica en Hollywood comenzó con pequeños trabajos en la sección de animación de Metro-Goldwyn-Mayer. El director de filmes de bajo coste Roger Corman le ofreció uno de sus primeros papeles, en la película "Little Shop of Horrors".

Su primer papel importante fue el del abogado alcohólico George Hanson en "Easy Rider" (1969), una película de culto en la que Henry Fonda y Dennis Hopper interpretaban a dos motoristas en busca de la libertad y aventuras. Nicholson consiguió su primera de 12 nominaciones a los Óscar.

Se hizo con el primero al mejor actor por interpretar a un interno de un manicomio en "One Flew Over the Cuckoo's Nest" (1975). Randle McMurphy, un personaje deprimido, rebelde y gruñón con problemas mentales sigue siendo hoy el que más éxito trajo a Nicholson.

A este le siguieron otros éxitos en largometrajes como "Chinatown", de Roman Polanski (1974), "El Resplandor", de Stanley Kubrick (1980), y "El honor de los Prizzi" (1985), de John Huston.

Los dos siguientes Óscar los ganó por su papel de ex astronauta y bebedor en "La fuerza del cariño" (1983) y como un neurótico malhumorado en la comedia sarcástica "Mejor... imposible" (1997). Entre las dos películas, interpretó al Jocker en la adaptación al cine de "Batman" (1989) mostrando su sonrisa más diabólica.

El maestro de la interpretación descubrió en 2002 una nueva faceta en la tragicomedia de Alexander Paynes "About Schmidt", en la que muestra sin ningún tipo de vanidad las marcas de la edad.

En "Something's Gotta Give" (2003), con Diane Keaton, Nicholson aparece con una bata de hospital mostrando el trasero. Y en "The Bucket List" interpreta a un hombre enfermo de cáncer sin pelo en la cabeza y el rostro arrugado.

"Siempre quise ser un actor de carácter", dijo Nicholson en 2008 en la presentación de la comedia en Alemania. "Hasta ahora nunca he visto a un actor con menos vanidad", apuntó el director Rob Reiner ("When Harry Met Sally...").

"Pero, en realidad, por supuesto que me considero la mejor persona del mundo", añadió Nicholson bromeando.

En su último papel principal dio vida a Edward, un millonario terminal que redacta junto con su compañero de habitación en el hospital Carter (Morgan Freeman) una lista con todas las cosas que quieren hacer antes de morir.

Sin embargo, en la vida real, el actor no tiene ninguna lista parecida, explicó en la premiere. La única forma de superar el miedo a la muerte es vivir el aquí y el ahora, dijo. Nicholson está muy satisfecho con su vida hasta ahora, aseguró. "Lo volvería a hacer todo de la misma forma".

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario