MADRID.-Una enfermedad que se viraliza sin distinción de regiones o ideologías: el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa definió de ese modo el populismo al presentar hoy en Madrid un libro coral sobre las "diversas máscaras" que está adoptando el fenómeno en países de Europa y América.

El caso de Donald Trump, el repunte nacionalista en Europa, los gobiernos de corte chavista en Latinoamérica o el independentismo catalán y la izquierda de Podemos en España articularon la presentación de "El estallido del populismo", volumen prologado por el propio Vargas Llosa y coordinado por su hijo, Álvaro Vargas Llosa.

"El populismo es el principal enemigo de la democracia", sentenció el novelista peruano en la Casa de América de Madrid durante el acto, en el que participó flanqueado por algunos de los autores del libro, entre ellos su hijo Álvaro, la disidente cubana Yoani Sánchez o el político chileno Mauricio Rojas.

El autor de "Conversación en la catedral" repasó características comunes del populismo como "fenómeno mundial": el nacionalismo, la apelación a los instintos, un fondo racista más o menos evidente, la oferta de soluciones "fáciles" a todos los problemas o la preferencia del efecto inmediato a costa del largo plazo.

"El populismo es una enfermedad de la democracia. Nace dentro de la democracia y es un fenómeno escurridizo que a veces adopta características de movimiento de extrema izquierda y a veces de extrema derecha", señaló. Los resultados son siempre los mismos: "Socava la democracia, destruye las instituciones y lleva a los países inevitablemente a la catástrofe económica".

Vargas Llosa mencionó en varias ocasiones el ejemplo de la Venezuela chavista como paradigma de los peligros del populismo: "Uno de los países potencialmente más ricos del mundo es hoy un país que muere literalmente de hambre".

El escritor insistió en su defensa del liberalismo -"la civilización humana viene de una cultura democrática y liberal"- y advirtió de que en muchas ocasiones el camino correcto exige esfuerzos menos seductores a corto plazo que la tentación populista pero más eficaces en la construcción de un país a largo plazo.

"¿Qué va a ocurrir cuando la democracia vuelva a Venezuela?", se preguntó. "Los ciudadanos afrontarán sacrificios quizás todavía más grandes que los de hoy día para poder reconstruir un país que ha sido tan brutalmente destruido por la demagogia y el populismo".

También la periodista y disidente cubana Yoani Sánchez aludió a los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, que describió como "mala caricatura" de la Cuba castrista.

"Cuando me encuentro con venezolanos es como si nos encontráramos dos enfermos del mismo padecimiento", comentó. "Me siento doblemente triste por lo que pasa en Venezuela, no solo por las vidas que se están perdiendo, sino también por la responsabilidad que tiene Cuba en esa situación".

También el "Brexit", las figuras del boliviano Evo Morales y el ecuatoriano Rafael Correa o el matrimonio Kirchner en Argentina centran algunos de los 16 capítulos del libro, que saldrá a la venta en América Latina a partir de julio.

Junto con Álvaro y Mario Vargas Llosa y Yoani Sánchez participan con ensayos figuras como el historiador mexicano Enrique Krauze, el novelista y ensayista nicaragüense Sergio Ramírez, la ex diputada española Cayetana Álvarez de Toledo, el argentino Gerardo Bongiovanni -presidente de la Fundación Libertad- o el chileno Roberto Ampuero, que además presenta estos días su nueva novela, "Sonata del olvido".

Álvaro Vargas Llosa, coordinador del libro y autor de un capítulo sobre el caso de Donald Trump en Estados Unidos, admitió hoy en la presentación que el volumen "no tienen nada de inocente" y busca funcionar "como un aldabonazo para sacudir la consciencia y alertarla sobre el peligro que representa el populismo".

El escritor y periodista insistió en la necesidad de "retirar el fenómeno de la ecuación de izquierda y derecha" y, a la inversa, pidió "aplaudir el liberalismo independientemente de que lo practique" un sector u otro.

En el mismo sentido se expresó el académico chileno y ex diputado Mauricio Rojas: "Una de las tragedias que estamos viendo en Estados Unidos y Europa es el intento de parte de la izquierda y de parte de la derecha de adaptar su discurso al discurso populista", analizó.

Consultado sobre las posibles vías de salida para el populismo, el periodista cubano Carlos Alberto Montaner apostó por "la experiencia" como la mejor solución.

"Cuba tenía una sociedad muy populista. Hoy en día es extremadamente liberal", aseguró. "La experiencia ha servido para vacunarlos, aunque sea una cura de caballo. Lo que va a salir de todo eso es una sociedad que en bloque no va a repetir los errores del pasado".

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario