Con las emociones a flor de piel, súbitas entonaciones de sus emblemáticas letras y la voz quebrantada al repasar su historia, Willy Chirino, una de las figuras más reconocidas de la música cubana, reflexionó sobre la muerte del dictador Fidel Castro y exhortó a la unidad de los cubanos en Miami y la isla.

“Fueron muchos sentimientos encontrados, primero de tranquilidad, de paz, de saber que hay un escalón menos que subir en el proceso de lograr los cambios hacia la democracia en Cuba, porque definitivamente ese hombre en vida frenaba el proceso y ya no está”, reveló Chirino a DIARIO LAS AMÉRICAS.

Y precisamente la alegría y la tristeza lo invadieron a la misma vez cuando supo la noticia. Por un lado, la muerte de Castro simboliza una esperanza para el pueblo, a quien ha dedicado su música a lo largo de 30 años de carrera artística, mientras que el hecho de que haya partido sin pagar por sus fechorías lo deja indignado.

“Fue motivo de alegría, bueno no de alegría, sino de tristeza en realidad, de saber que murió tranquilo en su cama, en vez de haber muerto después de ser juzgado por un tribunal y hallado culpable de todos los crímenes que cometió contra la humanidad, por los que se hubiera podrido en la cárcel, era lo que se merecía”, expresó

Asimismo, lamentó que muchos de sus allegados no hayan vivido para presenciar este momento histórico, que él sí logró celebrar junto a sus coterráneos en el exilio.

“Y triste también por el hecho de que muchas personas que conocí, entre ellos mi padre, murieron sin ver este día, en el que este hombre se fue al infierno”, confesó.

“Y, por fin, motivo de alegría por compartir con mi pueblo todo ese derroche de solidaridad que había en la Calle Ocho; había mucha gente joven, algo que me sorprendió, esperando, pidiendo y gritando que se produzcan los cambios hacia la democracia en Cuba”, añadió.

El autor del icónico tema Ya viene llegando quiso aclarar que esta canción no fue inspirada en este momento, sino en ese día en el que sus hermanos en la isla sean libres de elegir a su gobernante.

“Mi canción se refiere al día en que una vez y por todas los Castro desaparezcan del poder con todos sus esbirros y que Cuba sea libre y soberana, que existan elecciones y que la gente pueda expresarse; que sea un país pluralista, que haya varios partidos políticos y que haya espacio hasta para los comunistas, como lo soñó Martí”.

Un mensaje esperanzador

Chirino, quien desde el exilio le ha cantado al pueblo cubano, exhortó a la comunidad internacional a intervenir por el futuro de la isla ahora que la figura de Fidel Castro salió de la escena política.

“En Cuba, por más de 60 años no se han efectuado elecciones libres, el pueblo no se ha expresado y eso es muy injusto, es algo que a mí me da mucha tristeza. La comunidad internacional debe poner presión para que eso cambie”, recalcó.

Sobre lo que este momento significa, aseguró que se siente esperanzado con que este acontecimiento desatará un cambio y confía en que las convicciones de la juventud cubana de hoy están distantes de esa “absurda y cruel ideología”.

“Uno cree en lo que quiere y yo quiero que haya un cambio, por lo tanto lo creo. Este hombre era la cabeza de la serpiente y se cortó la cabeza. Por ley de la vida, todos esos dinosaurios que han gobernado Cuba desde el año 1959 ya están desapareciendo”, expresó.

“La gente, ya sea integrada al Partido Comunista o no, de alguna manera va a buscar la forma de lograr cambios”, agregó.

En cuanto a si la muerte de Fidel Castro despertará su inspiración, comentó que tal vez, pues “la musa se esconde y aparece de pronto sin ningún tipo de aviso”.

Aunque este hecho pueda o no encontrar cabida en sus letras, Chirino afirma que su público insiste en que siga componiendo.

“No puedo dejar lo que estoy haciendo, porque todos los días la gente me lo recuerda en las redes. Me dicen cada cosas tan hermosas que me emocionan mucho, que no me permiten dejar de cantarle a Cuba y al sentimiento de libertad para el pueblo cubano, y darle un poco de fe y esperanza como sucedió con Ya viene llegando”, comentó.

En ocasiones su esposa ha sido testigo de sus emociones, a altas horas de la noche, cuando lee los mensajes cariñosos, mientras espera que la musa lo visite.

“A veces Lissette me ha encontrado sollozando cuando estoy leyendo los comentarios”, reveló.

Sus vivencias

Chirino también recordó a aquel jovencito que fue al destierro en los vuelos de la Operación Pedro Pan, una experiencia que, aunque traumática, le abrió las puertas a una nueva vida en el país de las oportunidades.

“Fue una experiencia dramática. Recuerdo que era adolescente, tenía 14 años. Yo era guajiro del campo, vivíamos en un pueblecito pequeño, íbamos a La Habana dos veces al año”, expresó el cantante, oriundo de Consolación del Sur, en la provincia de Pinar del Río, en el extremo occidental de la nación caribeña.

“Mi padre tuvo la visión y todos los días antes de dormir miro al cielo y le doy las gracias por haberme sacado de la isla, y no haberme permitido sufrir lo que ha vivido la gente en ese sistema por muchos años, que fue una realidad espantosa”, agregó.

Aunque reconoce que si hay algo que el régimen ha sabido hacer, es precisamente crear una falsa imagen publicitaria ante el mundo, y a ello atribuye la desinformación que existe sobre la verdadera situación que durante casi seis décadas ha afectado a los cubanos.

“Ellos han hecho un trabajo tan increíblemente bueno, por llamarlo así, de vender su ‘revolución’ y la causa de la medicina y la educación gratis. Hay que ver las imágenes de los hospitales en Cuba…, a ver si ellos se tratarían ahí”, enfatizó.

“Es triste que haya tanta desinformación sobre la realidad cubana, que la gente defienda todavía a ese hombre, que lo vean como el David que se enfrentó a Goliat, al imperio, cuando él era el imperialista, siempre era quien se metía en los asuntos políticos de otros países de Centro y Sudamérica, ayudó a las guerrillas con dinero que no tenía para su pueblo o que le quitó. El comentario [laudatorio sobre Castro] del [presidente de México] Peña Nieto casi me da ganas de vomitar, es algo insólito”, añadió.

Sin embargo, el intérprete de éxitos que todavía están vetados en Cuba afirma que no pretende convencer a nadie, pero sí busca la unión para los cubanos de la isla y los de este lado de la orilla, por eso quiso enviar un mensaje que coincide con una de sus letras. “Que somos un solo pueblo, a los que no piensan como yo, que no pretendo cambiar la opinión de nadie, pero que trabajemos por una Cuba unida, en la que ellos puedan seguir pensando como lo hacen, pero que yo tenga espacio para pensar a mi manera, al igual que los millones de cubanos fuera de la isla”.

Chirino, cuyos repetidos esfuerzos por actuar en Cuba han sido ignorados por las autoridades, reiteró su compromiso de cantar en la isla, pero sólo con plena libertad, sin acatar las condiciones del régimen.

“Yo voy mañana mismo si me permiten cantar como un hombre libre, mientras no haya restricciones para nadie, ni ningún tipo de control por parte del Gobierno”, afirmó.

“Es un gran sueño regresar a Cuba. Y también poder ayudar, más que cantar, al proceso de sanación del país, algo que va a ser muy difícil”, concluyó el más universal de los pinareños.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que luego del exhorto de El Vaticano y del retiro de la oposición de la mesa de diálogo, el Gobierno venezolano cumplirá con los acuerdos?

Las Más Leídas