6 claves para entender la guerra de Donald Trump con estrellas del deporte
La tensión aumentó luego que el mandatario estadounidense insultara a los jugadores de la NFL que se hincaba durante el himno nacional

WASHINGTON.- Era agosto de 2016 y sonaba el himno nacional antes de un partido de pretemporada en la NFL. Colin Kaepernick, entonces mariscal de campo de los 49ers de San Francisco , hincó la rodilla en el suelo en vez de ponerse en pie.

"No voy a levantarme para mostrar orgullo por una bandera de un país que oprime a la gente negra", explicó después el deportista, que es mestizo. "Tal vez debería buscarse un país que se adapte mejor a él", replicó Donald Trump, que era candidato a la presidencia.

Ahí comenzó una polémica que, un año después, se ha convertido en una guerra entre el ahora presidente de Estados Unidos y una parte importante del mundo del deporte. La contienda ocupa desde hace días los titulares de prensa. Estas son sus claves:

Trump desata la ira de los deportistas con sus insultos

Durante uno de los mítines en los que sigue dirigiéndose a sus votantes, Trump calificó el viernes de "hijos de puta" a los jugadores de la Liga Profesional de Fútbol Americano (NFL, por sus siglas en inglés) que en el último año han seguido el ejemplo de Kaepernick y protestan durante el himno contra el racismo.

Además de insultarlos, instó a los equipos a despedirlos y después, en Twitter, invitó a los seguidores del deporte a no acudir a los estadios hasta que los jugadores abandonen lo que califica como una falta de respeto a la bandera.

El Código de Bandera de EEUU

Aunque no tiene carácter legal, el Código de Bandera es ampliamente respetado en el país cuando suena el himno nacional.

Establece que los presentes se pongan en pie y miren de frente a la insignia nacional; los civiles lo hacen con la mano derecha en el corazón, los militares haciendo el saludo castrense.

"Valientes patriotas han luchado y muerto por nuestra gran bandera americana. ¡DEBEMOS honrarla y respetarla!", tuiteó este fin de semana Trump.

"Los jugadores son animados pero no obligados a estar en pie mientras suena el himno nacional", aseguró la NFL hace un año cuando Kaepernick abrió la polémica.

La reacción en la NFL a los ataques de Trump

Ante las palabras del mandatario, numerosos jugadores que hasta ese momento no habían protestado lo hicieron también este fin de semana hincando la rodilla en el suelo, entrelazando los brazos entre ellos o quedándose en el vestuario mientras sonaba el himno.

Propietarios de equipos salieron al campo para unirse a sus jugadores, entre ellos el de los Jaguars, Shahid Khan, que donó un millón de dólares a la campaña de Trump.

Robert K. Kraft, dueño de los Patriots, amigo de Trump y también generoso donante de campaña fue otro de los que reaccionó. "Estoy en desacuerdo profundo con el tono de los comentarios hechos por el presidente el viernes", dijo, y expresó apoyo al "derecho" de los jugadores a buscar un cambio social "de la forma en la que creen que tiene más impacto".

Roger Goodell, presidente de la NFL, también criticó a Trump. The New York Times, para destacar la importancia de estas razones, recordaba este domingo que la Liga Profesional de Fútbol Americano había sido hasta ahora "amable" con Trump.

La reacción contra Trump salta al baloncesto

El basquetbolista Stephen Curry, de los Warriors de Golden State, aseguró estar pensando en no acudir a la Casa Blanca junto al equipo, al que Trump iba a recibir como campeón vigente de la NBA.

El presidente entonces retiró la invitación a todo el conjunto a través de un tuit. "Ir a la Casa Blanca es considerado un gran honor para el equipo campeón. Stephen Curry está dudando, ¡por eso se retira la invitación!", escribió.

"Ir a la Casa Blana era un gran honor hasta que tú apareciste", respondió en la misma red social LeBron James, tres veces campeón de la NBA y quien juega ahora para los Cavaliers de Cleveland.

Los Warriors de Curry viajarán de todas formas a Washington para celebrar en la capital estadounidense "la igualdad, la diversidad y la inclusión".

La reacción contra Trump salta también al béisbol

Bruce Maxwell, receptor de los Atléticos de Oakland, se arrodilló el sábado por la noche mientras sonaba el himno nacional de Estados Unidos. Fue el primer jugador de las Grandes Ligas en hacerlo.

La postura de la sociedad estadounidense

Las encuestas han mostrado hasta ahora que la mayoría de los ciudadanos desaprobaba las protestas de Kaepernick y los demás jugadores durante el himno nacional. Analistas creen que Trump pudo decidirse a atacar e insultar a los jugadores para sacar provecho político de esta división.

Hace un año, cuando Kaepernick comenzó a protestar, las expresiones de censura y crítica fueron ya mayoritarias. Hubo quien quemó la camiseta con el número del quaterback y quien pidió que ahí acabara su carrera profesional. A día de hoy, Kaepernick no tiene equipo. Unos lo atribuyen al declive deportivo del hombre que en 2013 llevó a San Francisco a la final del Super Bowl; otros, a su forma de protesta.