CLEVELAND.- El alero de los Warriors de Golden State Kevin Durant aseguró que se preparó toda su vida para anotar tiros como el que convirtió en la noche del miércoles, con el que se empezó a sellar la victoria de su equipo sobre los Cavaliers de Cleveland en el tercer partido de la final de la NBA.

Con los Warriors en desventaja por dos puntos, Durant tomó la pelota en su tablero y cruzó todo el campo para lanzar un triple en la cara de LeBron James, que le dio la delantera a su equipo a falta de 45 segundos. Fue la jugada de quiebre, ya que Golden State no permitió más puntos en su canasto y definió el tercer partido por 118-113 para quedar 3-0 en la serie, a una victoria del título.

Embed

KDagger.

A post shared by Bleacher Report (@bleacherreport) on

"Toda mi vida he entrenado ese tipo de tiros y lo único que quería mirar era el final de la red para asegurarme que el balón haya entrado", declaró Durant tras el partido disputado en el Quicken Loans Arena de Cleveland. "Fue una liberación".

Su entrenador, Steve Kerr, tuvo palabras de elogio para el astro que llegó en esta temporada, proveniente del Thunder de Oklahoma City . "Sabe que este es su momento. Ha sido un jugador increíble en la Liga desde hace tiempo y siente que es su momento, su tiempo, su equipo", dijo Kerr sobre Durant, que terminó el juego con 31 puntos, 14 de ellos en el último parcial.

Después de perder el tercer cuarto por 33-22, Golden State llegó a caer 113-107 a falta de tres minutos, pero guiado por Durant consiguió un parcial 11-0 que le garantizó el triunfo.

"Tras lo que pasó en el tercer cuarto, el entrenador nos advirtió que debíamos seguir rotando el balón y así lo hicimos", explicó Durant sobre el vuelco que tuvo el juego.

"Estamos a sólo un triunfo de asegurar el gran objetivo que todos teníamos al comienzo de temporada" "Estamos a sólo un triunfo de asegurar el gran objetivo que todos teníamos al comienzo de temporada", añadió Durant sobre la posibilidad de lograr su primer título en la NBA, después de haber perdido una final con Oklahoma. "Nos queda uno más. Pero estamos muy emocionados".

LeBron James, estrella de Cleveland, se rindió ante el poderío de los Warriors, que este viernes podrían sentenciar la serie en Cleveland y celebrar su segundo título en tres años.

"Son el equipo con más artillería contra el que he jugado. Jugué contra grandes equipos, pero no creo que ninguno tuviera este tipo de arsenal ofensivo", reconoció James, que anotó 39 puntos, capturó 11 rebotes y entregó nueve asistencias, pero no pudo evitar una nueva derrota.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario