MADRID.- El Real Madrid visita al Girona este domingo en la décima jornada de la Liga española de fútbol en medio de un ambiente enrarecido por la situación política que vive Cataluña.

El fútbol no ha podido evitar verse afectado por la crisis territorial en el noreste del país, derivando en manifestaciones políticas en algunos encuentros en los últimos tiempos y obligando a muchos de los protagonistas a imaginar una hipotética Liga sin equipos catalanes como el Barcelona, el Espanyol o el propio Girona.

La histórica jornada de viernes, con el gobierno catalán aprobando la creación de una república y Madrid respondiendo con la disolución del "Parlament", abrió un capítulo de consecuencias imprevisibles y agitó aún más el clima político.

Algunos medios españoles llegaron a informar de que se estaba planteando una suspensión del encuentro ante el posible recibimiento hostil que pudiera sufrir el equipo madrileño en el estadio de Montivili, aunque desde los organismos y los clubes implicados nunca se expresó dicho temor de manera oficial.

El entrenador blanco, Zinedine Zidane, le restó importancia al contexto del partido y aseguró que ellos lo tomarán como cualquier otro. "Sólo veo una cosa, el partido de mañana (domingo), y nada más. Sé que hay mucho ruido pero no me voy a meter. Sólo pienso en el partido, en lo que vamos a hacer en el campo. Ninguna noticia, todo con normalidad. Vamos a viajar esta tarde, como siempre, y jugar mañana a las cuatro", manifestó el francés en la previa.

Más tarde fue su par en el Girona, Pablo Machín, el que le añadió sensatez a la polémica. "No había ningún motivo para generar alarma. La afición del Girona es siempre cívica. El partido será una fiesta. La motivación está garantizada. Todos los jugadores esperan partidos así", dijo ante la prensa el técnico local.

En lo que no parece haber dudas es en que gran parte de la hinchada local aprovechará el partido para apoyar la independencia catalana con banderas y cánticos como ya ha ocurrido en otros encuentros. Esta vez cuenta además con el altavoz que supone tener al Real Madrid como rival, un equipo seguido en todo el mundo y que es un símbolo de España en el extranjero.

En lo netamente futbolístico, el Real Madrid buscará un triunfo con el que seguir persiguiendo al Barcelona en la clasificación ante un rival a priori muy inferior, debutante en la categoría, pero que en su feudo se siente fuerte como ya demostró empatando con el Atlético de Madrid.

Los blancos están terceros de la clasificación con 20 puntos, por detrás del Barcelona (28), que venció 2-0 en su visita al Athletic de Bilbao, y del Valencia (24), que igualmente como visitante derrotó 2-1 al Alavés. El Atlético de Madrid, que es cuarto (20), no pudo pasar del empate 1-1 ante el Villareal.

A pesar de que el próximo miércoles le espera una difícil visita al Tottenham por la Champions League, la previsión es que Zidane recurra a sus habituales titulares, que pudieron tener descanso en la jornada de Copa del Rey de esta semana.

Eso sí, sigue sin poder contar con los lesionados Keylor Navas y Gareth Bale, cuyas salidas de la enfermería se antoja próxima pero tienen difícil llegar al duelo de Londres.

Para el Girona, que arranca la jornada decimoquinto, cualquier punto que pueda sacarle a su rival para seguir alejándose de la zona de descenso de la tabla será un éxito.

La agenda del domingo en la Liga española se completará con otros tres partidos: Getafe-Real Sociedad, Eibar-Levante y Málaga-Celta de Vigo. El lunes se cerrará la décima jornada con Espanyol-Betis y Las Palmas-Deportivo de La Coruña.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuáles creen que deben ser las prioridades para el nuevo alcalde de la ciudad de Miami?

Transporte
Seguridad
Vivienda asequible
Infraestructura para enfrentar inundaciones
Control de la construcción
ver resultados

Las Más Leídas