MONTREAL.- El piloto británico Lewis Hamilton (Mercedes) igualó este sábado en el Gran Premio de Canadá las 65 'pole position' del brasileño Ayrton Senna y se convirtió en el segundo piloto con más triunfos a una vuelta de la historia solo por detrás de las 68 'poles' del alemán Michael Schumacher.

Lo hizo Hamilton con una exhibición de velocidad de su Mercedes y de precisión de sus manos al volante, y en su circuito fetiche, el Gilles Villeneuve de Montreal que le vio lograr su primera 'pole' y su primera victoria en su trayectoria, ambas en 2007, y que le ha visto ganar cinco 'poles' (seis, con la de hoy) y cinco victorias que podrían incrementarse en una más mañana.

"Sabía que la 'pole' 65 estaba ahí, Montreal ha sido un sitio precioso para mí, desde mi primera victoria. Sabía que si tenía que ser en algún sitio tenía que ser aquí por ese aura especial", reconoció Hamilton tras la clasificación, en la que terminó por delante del alemán Sebastian Vettel (Ferrari) y del finlandés Valtteri Bottas (Mercedes).

El tricampeón mundial inglés protagonizó no solo la vuelta más rápida de la jornada, sino también uno de los momentos más emotivos de la presente temporada: cuando la organización de la Fórmula Uno le entregó un casco de Ayrton Senna donado por la familia.

El extrovertido Hamilton se quedó boquiabierto y emocionado. "Estoy temblando, sin palabras. Ayrton sé que para muchos era el piloto favorito y era el mío también, era quien me inspiró para estar donde estoy hoy. Igualarle es un gran honor. Gracias a la familia de Senna y a quienes estáis aquí", dijo.

Un momento emotivo que estuvo precedido por dos vueltas descomunales del inglés en la tercera sesión de clasificación, ya que hasta entonces su triunfo no había estado nada claro, al menos durante los entrenamientos de viernes y sábado, en los que Ferrari se había mostrado más sólido y más veloz.

En la primera ronda clasificatoria Mercedes cambió la tónica con un mejor tiempo del finlandés Valtteri Bottas y Hamilton hizo lo propio en la segunda tanda; pero Ferrari seguía mostrándose muy sólido, y en el inicio de la Q3 Vettel ponía una gran vuelta con un tiempo de 1:12.177.

Fue entonces cuando se desató la locura de Hamilton, con un registro que rebajaba en cuatro décimas el tiempo de su rival (1:11.791), con siete minutos por delante. Bottas se colocaba acto seguido en el segundo lugar.

Cuando la situación parecía de una primera fila íntegramente Mercedes, Vettel volvía a la carga con un registro de 1:11.795 que le permitía superar a Bottas y se quedaba a apenas 4 milésimas del tiempo de Hamilton.

La última palabra no estaba aún dicha, porque el británico volvía a poner un tiempo de escándalo con un registro 1:11.459, el que finalmente le valdría la 'pole' número 65 de su carrera, el que le sienta a la mesa de Senna y le deja muy cerca de los cubiertos de Schumacher.

Poco más podía hacer un Vettel apabullado por el último giro del británico, pero sabedor de que Canadá es un circuito proclive a los adelantamientos. No obstante, es 'el' circuito de Hamilton, donde el británico acumula dobletes sábado y domingo las dos últimas temporadas y aspira al tercero consecutivo.

Por detrás de las cuatro plazas se ubicaron los dos Red Bull, el holandés Max Verstappen y el australiano Daniel Ricciardo; el brasileño Felipe Massa (Williams) y el mexicano Sergio Pérez (Force India) compartirán fila; seguidos por el francés Esteban Ocon (Force India) y el alemán Nico Hülkenberg (Renault).

Los españoles Fernando Alonso (McLaren-Honda) y Carlos Sainz (Toro Rosso) quedaron eliminados en la Q2 y saldrán en el duodécimo y decimotercer lugar, respectivamente, pero con sensaciones distintas.

El bicampeón del mundo asturiano se mostró satisfecho de su trabajo, con un motor Honda que no da más prestaciones. "Es lo máximo, creo que bastante mejor de lo que esperábamos", dijo un Alonso que tiene como prioridades para mañana terminar la carrera e intentar sumar los primeros puntos de la temporada.

Con otra sensación distinta terminó Carlos Sainz, convencido de que la mejora de sus tiempos le hubieran permitido estar más arriba de no haber sido por la salida de pista de su compañero Daniil Kvyat en el final de la Q2, que provocó una bandera amarilla que le impidió completar su vuelta rápida final.

"Veníamos mejorando mucho en la Q1 y en la Q2 curiosamente cuando mi compañero de equipo ha provocado la bandera amarilla, y no hemos podido mejorar, no me ha dado tiempo a dar vuelta buena", dijo el madrileño, que espera remontar en Canadá, como ya hizo el año pasado del vigésimo puesto de salida al noveno final.

Este domingo, las 70 vueltas a los 4.361 kilómetros del Circuito Gilles Villeneuve dictarán sentencia de quién será el ganador.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario