LOS ÁNGELES.- El púgil ucraniano Vasyl Lomachenko retuvo su corona de peso ligero junior (superpluma) de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) al vencer en el séptimo asalto por la vía del nocáut técnico al colombiano Miguel Marriaga.

La pelea pactada a 12 asaltos, que se celebró la pasada noche en el "Microsoft Theatre", en Los Ángeles (California), estuvo siempre dominada por Lomachenko que con mayor envergadura y mayor precisión en sus golpes dominó de principio a fin a un Marriaga que nunca pudo entrarle en la guardia al campeón.

Las acciones del combate se detuvieron cuando el equipo del colombiano decidió poner fin a la pelea al concluir el séptimo episodio.

El árbitro Jack Reiss detuvo la pelea a petición de la esquina de Marriaga que vio que el púgil colombiano estaba recibiendo un castigo innecesario ya sin posibilidades ni tan siguiera de buscar un golpe que cambiase la historia del combate.

La decisión del equipo de Marriaga se debió a que el colombiano aparentemente ganó sólo el primer episodio, pero a partir de ese momento el ucraniano de 29 años castigó metódicamente al colombiano tanto al cuerpo como a la cabeza.

Lomachenko se dio oportunidad de estudiar a Marriaga durante los primeros dos episodios, pero después hizo su pelea y durante las restantes cinco vueltas no tuvo descanso en propinar castigo.

Marriaga poco pudo hacer para escapar de la zona de castigo y no tuvo oportunidad de coordinar una estrategia de combate, sólo trataba de alejarse de los golpes que disparaba el ucraniano.

Ante un Lomachenko que no brindaba tregua, Marriaga estaba sobre el cuadrilátero sólo tratando de sobrevivir.

Marriaga intentó hacer una pelea con gran despliegue de su cintura, mostrándose escurridizo, para intentar compensar las mayores virtudes de su oponente.

Inclusive en el tercer asalto Marriaga lanzó varios golpes potentes con ambas manos, pero Lomanchenko aprovechó para con una izquierda potente mandarlo a la lona.

Lomanchenko aparece en el cuarto con sangre en el rostro tras recibir un cabezazo involuntario de Marriaga y el árbitro detiene la pelea para examinar al campeón.

Nada de eso cambió la estrategia del campeón que siguió colocando golpes que parecían estar dirigidos más con el objetivo de impresionar a los jueces y a los aficionados, que de acabar pronto la pelea.

La táctica de Lomachenko era sobrellevar el combate hasta donde fuera posible para hacer ver mal al colombiano y eso fue lo que consiguió hasta que en el séptimo episodio lo volvió a tirar a la lona.

Al concluir la desigual pelea, Lomachenko dejó su marca en 9-1, con siete fueras de combate, y Marriaga (25-3, con 21 nocáuts).

Las estadísticas de la pelea, de acuerdo a Compubox, Lomanchenko lanzó 534 golpes y colocó 186 en el cuerpo y cabeza de Marriaga, que se mantuvo todo el tiempo a la defensiva.

Lomachenko, que completó su tercera defensa del título, hizo buenos los pronósticos que le daban como claro vencedor y consolidarse como otro púgil que busca llegar con sus peleas a Las Vegas.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas