MÚNICH.- Por las manos de Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt han pasado muchos deportistas de elite. La mayoría de ellos fueron futbolistas del Bayern Múnich y de la selección alemana, pero el más ilustre de sus clientes vive a unos 8.000 kilómetros de su clínica en Múnich. Vive en Jamaica, es atleta y se llama Usain Bolt.

El sprinter caribeño pondrá este sábado punto final a su exitosa carrera con el relevo 4x100 de los Mundiales de Londres. Podría sumar su duodécimo título mundial, currículum que se completa con ocho oros olímpicos y las plusmarcas de 100 y 200 metros.

Muchas de esas medallas, sin embargo, no habrían sido posibles sin la ayuda de Müller-Wohlfahrt, que este sábado cumplirá 75 años. Aunque su rostro lleva a confusión. Parece que encontró el elixir de la eterna juventud.

"Todavía no me ha dicho qué remedios utiliza para tener ese aspecto tan bueno a los 75 años. Quiero saberlo", dijo recientemente el presidente de Bayern Múnich, Uli Hoeness.

Bolt confía desde hace años en el galeno alemán. Y la importancia de HWMW, como se le conoce en su país, quedó clara tras la brillante actuación del jamaicano en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Fue una de las primeras personas en las que reparó el hombre más veloz del mundo a la hora de los agradecimientos. "Es un gran hombre. Ha tratado mis músculos, pero es más que un médico para mí", afirmó entonces el atleta.

Tras otro trébol dorado en los Juegos de Río 2016, Bolt también tuvo palabras para su doctor de confianza. "Esta victoria también le pertenece a él, me ha ayudado a lo largo de los años después de cada lesión", explicó el deportista sobre Müller-Wohlfahrt.

Hijo de un pastor religioso, el médico nació el 12 de agosto de 1942 en la ciudad de Leerhafe, en el norte de Alemania, donde es toda una institución.

Tras su graduación en 1971, "Mull" trabajó dos años en el Hertha Berlín y luego llegó a Múnich. Desde 1995, es también el médico de la selección alemana, donde siempre ha recibido los elogios del técnico, Joachim Löw.

Trató a algunas de las leyendas más importantes de su país, como el tenista Boris Becker, el saltador de esquí Sven Hannawald o la patinadora artística Katarina Witt. Por su antigua clínica en la Marienplatz de Múnich pasaron también los velocistas Merlene Ottey y Linford Christie la nadadora Franziska van Almsick o el tenista Ivan Lendl. "Mis pacientes me necesitan", suele decir "HWMW", de larga melena.

Müller-Wohlfahrt dirigió además durante cuatro décadas los servicios médicos de Bayern Múnich. Hasta 2015: una temporada plagada de lesiones en el club bávaro y una relación aparentemente distante con el entonces técnico, Josep Guardiola, provocaron su salida de club.

"Sigue estando, no es que se haya ido de todo. Fue durante muchas décadas el médico del equipo y todavía se le consulta cuando hay un problema especial", comentó Hoeness. "Hay algunos jugadores que van a verlo todavía".

"Es una figura de culto, es un fenómeno como médico y como persona. Siempre está dispuesto a ayudar", lo alabó el ex entrenador del Bayern Jupp Heynckes.

"Yo buceo en los músculos", dijo una vez a la revista "SZ". "Sí, veo con los dedos. Es lo que les digo a muchos pacientes. Es como si abrieras un libro de anatomía. Veo los músculos de forma individual, uno encima del otro, uno al lado del otro". Y Bolt lo agradece.

FUENTE: DPA

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas