Al prospecto cubano de 24 años, Lourdes Gurriel Jr., le llegó la hora de demostrar si realmente vale la inversión hecha por los Azulejos de Toronto al contratarlo por 22 millones de dólares y siete temporadas, de acuerdo con un artículo de Diario de Cuba.

La gerencia de los pájaros azules decidió gastarse 55 millones en dos cubanos —Gurriel Jr. y el bateador designado Kendrys Morales— en su plan de armarse ante la posible partida de los dos toleteros épicos del equipo en las últimas campañas: el inicialista dominicano Edwin Encarnación y su compatriota, el jardinero derecho José Bautista, quien registra la mayor marca de jonrones (249) desde 2010 en las Grandes Ligas.

¿Qué vieron los Azulejos en Lourdes Gurriel Jr.?

Cuando Lourdes Junior abandonó la selección nacional cubana en la Serie del Caribe de 2016 ya era un jugador de talento.

Aunque los numeritos que dejó en Cuba no son un medidor, dada la crisis del pitcheo en la Isla, en su experiencia con Industriales durante sus últimas dos temporadas Gurriel Jr. bateó .326, con un slugging de .430, subió 18 pelotas al graderío —un jonrón cada 24.38 turnos— y empujó 95 carreras en 122 partidos.

Gurriel Jr. jugó esas dos contiendas a sus 22 y 23 años, lo que justifica que su tasa de ponches (8.6) haya sido casi superior a la de boletos (8.9). Sin embargo, en donde sí dejó lagunas el hábil pelotero espirituano fue a la defensiva; sobre todo, por no contar con una posición natural.

En varias ocasiones, Gurriel Jr. comentó que le apasionaba jugar en el campocorto. El entonces mentor de Industriales, Lázaro Vargas, le dio espacio en la posición número 6. Pero el resultado fue el peor dividendo de un torpedero en la historia del equipo azul. Lourdes fildeó para .939 (con 22 errores en 358 lances).

En su carrera, el promedio defensivo en el campo corto fue aún peor (.931).

Por sus características, Gurriel Jr. tendría talla para jugar las esquinas o los jardines, aunque la posición que mejor ha jugado y más conoce sea la intermedia, un ángulo que ya está bien cubierto en los Azulejos con Devon Travis (859 innings en segunda base durante 2016) y los comodines Ryan Goins y Darwin Barney, quien fue dueño de un guante de oro a sus 26 años, en 2012.

¿Lourdes tendría calibre suficiente para brillar en el Big Show?

Gurriel Jr. tiene una ventaja sobre su hermano Yulieski, quien pertenece desde julio a la organización de los Astros de Houston: es diez años más joven.

Lourdes, con 24 años, piernas veloces, un brazo poderoso y pólvora en sus muñecas, podría alcanzar lo que Yulieski quizás pudo haber conquistado hace una década, cuando era el jugador cubano más cotizado del momento.

Pero tendrá que trabajar fuertemente su estado físico, pues en Cuba se lesionó con frecuencia y lo persiguieron molestias en sus rodillas a la hora de hacer el swing o fildear rodados.

El béisbol de Grandes Ligas se juega intensamente, a más de 162 partidos anuales. Ese será el principal desafío del talentoso cubanito, quien al menos por ahora no cumplirá el sueño de jugar en el mismo team de su hermano mayor.

Para el hijo menor de Lourdes Gurriel, el camino hacia el estrellato comenzó el 24 de diciembre de 2010, cuando en su primer turno en la Serie Nacional botó la pelota ante los Metropolitanos en el Estadio Santiago "Changa" Mederos.

Lo que vendrá solo será el comienzo de una larga prueba en el escenario beisbolero más exigente del universo.

FUENTE: DIARIO DE CUBA/ LUIS ÁLVARO FERNÁNDEZ

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que luego del exhorto de El Vaticano y del retiro de la oposición de la mesa de diálogo, el Gobierno venezolano cumplirá con los acuerdos?

Las Más Leídas