LA HABANA.- La 57 Serie Nacional de Béisbol (SNB), el espectáculo deportivo más popular de Cuba, comenzará el próximo sábado con el partido entre los Alazanes, actuales campeones, y el equipo de Ciego de Ávila, y estrenando nuevas reglas, anunciaron este martes sus organizadores.

El clásico de la pelota cubana, con miles de seguidores en toda la isla, mantiene la misma estructura de desarrollo en dos etapas y con la participación inicial de 16 escuadras que movilizaran a sus seguidores a los estadios o ante sus partidos trasmitidos por la televisión estatal.

Pero en esta edición del certamen se habilitarán medidas con el fin de abreviar la duración de los partidos y también se ha determinado que la base por bola intencional (BBI) se realice directamente hacia la primera base, según explicó el directivo de la Serie, Jesús Barroso, citado por medios locales.

En el congreso técnico del evento se indicó que en la próxima Serie si un mánager decide dar una BBI solo se lo debe indicar al árbitro principal, y éste enviará directo al bateador de turno hacia la primera base sin que se le hagan los tradicionales cuatro lanzamientos.

Acerca del pitcheo, considerado por algunos especialistas como uno de los elementos deficientes de la pelota cubana, Barroso precisó que a partir de ahora la rotación de los lanzadores en la postemporada se mantendrá según los días de descanso establecidos durante la campaña regular.

Los equipos contarán resta vez con una nómina de 40 peloteros a diferencia de las anteriores temporadas en las que jugaron 32, pero solo 27 podrán participar en cada desafío.

Asimismo, para el nuevo calendario de la competencia que termina en 2018, ningún equipo realizará más de tres sub-series consecutivas como visitador, para evitar el desgaste de los jugadores, según indicaron sus promotores.

El sistema de competencia se mantendrá igual al de la campaña anterior, con una primera ronda de todos contra todos, de la cual avanzan los cuatro primeros lugares y otros dos equipos clasificados por el sistema de comodín, que disputarán los lugares del quinto al octavo.

En la segunda fase serán incluidos cinco jugadores refuerzos por cada equipo, y a partir de ella avanzarán los cuatro primeros lugares a una semifinal cruzada que determinará a los finalistas que disputarán la corona del torneo al enfrentarse en siete juegos a ganar cuatro.

Las previsiones apuntan a los llamados "cuatro grandes del béisbol cubano" que son los equipos Industriales, Pinar del Río, Santiago de Cuba y Villa Clara, aunque ninguno de ellos quedó en los tres primeros lugares al finalizar la pasada temporada.

El gran premio para el equipo ganador del campeonato será su participación como representante de la isla en la Serie del Caribe que en febrero de 2018 tendrá su sede en Jalisco, México.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario