NUEVA YORK.- El nuevo talento universitario de la clase de 2017 ya está en la NBA con el base-escolta Markelle Fultz como número uno, elegido por los Sixers de Filadelfia, que cumplieron los pronósticos en el sorteo colegial realizado la pasada noche en el Barclays Center de Brooklyn.

Si la elección de Fultz, de 19 años, octavo sophomore (sólo un año de experiencia) que es elegido como número uno en la historia del sorteo de la NBA, se esperaba, al igual que las que hicieron los Lakers de Los Ángeles, con el popular Lonzo Ball, como número dos, y los Celtics de Boston, que lograron a Jayson Tatum, con el tres, el movimiento de los Bulls pilló a todos por sorpresa.

Eso fue lo que se dio en el recinto del Barclays Center cuando se conoció que Butler, el jugador franquicia de los Bulls en las últimas temporadas, era enviado a los Timberwolves de Minnesota, que a cambio dieron al base Kris Dunn y al escolta-alero Zach LaVine.

El traspaso acaparó los comentarios de cara a lo que podía significar el movimiento realizado por los Bulls, y más cuando el sorteo no dejó apenas elecciones sorpresas, con algunas excepciones entre las que destacó la del base francés Frank Ntilikina, de sólo 19 años, y sin tener formación universitaria, como número ocho por los Knicks de Nueva York.

Un equipo que bajo la dirección del legendario Phil Jackson como presidente de operaciones los ha convertido en el más internacional, especialmente al elegir jugadores europeos.

Junto a Ntilikina, los Knicks con el número 58 también seleccionaron al alero serbio Ognjen Jaramaz, y de hacer ambos el equipo tendrían de compañeros al pívot español Willy Hernangomez, al ala-pívot letón Kristaps Porzingis, y al alero lituano Mindaugas Kuzminskas.

Otros siete jugadores extranjeros, seis europeos y un australiano, también fueron elegidos en el sorteo universitario con el pívot de origen finlandés Lauri Markkanen, como mejor situado al ser seleccionado con el número siete por los Timberwolves, que luego vendieron sus derechos a los Bulls en el traspaso de Butler.

El escolta-alero australiano Terrance Ferguson fue el tercer extranjero que salió elegido en la primera ronda con el número 21 y lo escogieron los Thunder de Oklahoma City, con lo que podría ser compañero, si hace el equipo, del español Álex Abrines.

Otro jugador europeo que salió elegido en la primera ronda fue el pívot letón Anzejs Pasecniks, que los Magic de Orlando lo seleccionaron con el número 25.

Los Rockets de Houston con el número 43 tuvieron disponible al ala-pívot alemán Isaiah Hartenstein y consiguieron un jugador que los expertos pensaban podría haber salido con un número más alto.

Los Nuggets de Denver, donde está el alero español Juancho Hernangomez, escogieron al alero esloveno Vlatko Cancar con el número 49.

Mientras que los Nets de Brooklyn con el 57 lograron al ala-pívot chipriota Aleksandar Vezenkov, y los Hawks de Atlanta cerraron el sorteo al elegir como número 60 al también hombre alto, el francés Alpha Kaba.

Al concluir el sorteo presidido por el comisionado de la NBA, Adam Silver, la impresión fue que los equipos lograron a jugadores que pueden ayudarles a reforzar sus plantillas, dado que este año hubo un gran talento donde elegir, muy semejante al del 2003 cuando llegó el alero LeBron James, Carmelo Anthony y Dwyane Wade.

Ex compañero ya de Butler, con el que se encuentra en París, junto a otras estrellas de la NBA de gira promocional por Europa.

Allí le llegó la noticia a Butler de su traspaso a los Timberwolves, donde se va a reencontrar con el entrenador Tom Thibodeau, que lo dirigió cinco años cuando estuvo con los Bulls antes que fuese despedido en el 2015.

Butler, de 27 años, la pasada temporada logró promedios de 23,9 puntos; 6,2 rebotes y 5,5 asistencias y fue seleccionado para el Segundo Mejor Equipo Defensivo de la Liga, tercera vez que lo conseguía en su carrera profesional.

Los Timberwolves también recibieron al pívot Justin Patton, de Creighton, que en horas antes en el sorteo había sido elegido con el número 6 por los Bulls.

Butler, que había estado en las quinielas de tal vez ser traspasado a los Cavaliers de Cleveland o Nuggets de Denver, al final se va a un equipo en plena reconstrucción, donde tendrá una gran ayuda con los jóvenes valores como son el alero canadiense Andrew Wiggins y al pívot dominicano Karl-Anthony Towns.

Por su parte, Chicago recibe a Dunn, seleccionado con el número cinco el año pasado en el sorteo universitario, mientras que LaVine confirmó que es un gran encestador después de haber logrado un promedio de 18,9 puntos en la pasada liga antes que sufriese una lesión de ligamentos.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas