2014, el año del dólar

Los analistas de divisas ven que el billete verde va aprovechar este año de la diferencia en ritmo de crecimiento entre Estados Unidos y el resto del mundo

La opinión cuasi unánime entre los analistas de divisas es que el billete verde va aprovechar en este 2014 de la diferencia en ritmo de crecimiento entre Estados Unidos y el resto del mundo.

El 2013 fue el año en el que el mundo de las finanzas “descubrió” una nueva palabra: el “tapering” (en español, es la reducción de la compra de activos por la Reserva Federal americana que se traduce por una disminución de inyecciones de liquidez en el sistema financiero americano). Este anuncio hizo parecer a Estados Unidos como el país donde el enderezamiento económico alcanzó el mayor éxito en el 2013.

Esta situación fue confirmada por la decisión de reducir la compra de activos por 10 billones de dólares en la última reunión del Comité de Política Monetaria del año. De igual manera, los últimos buenos indicadores del mercado laboral favorecen al retorno de una política monetaria más convencional.

El mercado cambiario ya integró parcialmente en los precios este ajuste que hará la FED. Evidentemente, en un principio no hay que anticipar medidas agresivas pero es un punto de partida muy positivo para el alza del dólar. Por otro lado, cuando hizo este anuncio, la FED reveló las fragilidades de muchas economías emergentes (China, Brasil, India y Turquía, entre otros).

De manera general, las divisas sufrieron las decisiones de política monetaria. La evolución del Yen es sin duda alguna el mejor ejemplo, éste perdió casi un 20% frente al dólar en el 2013 pese a que el crecimiento económico japonés está evolucionando positivamente y que la salida de la deflación parece que al fin se está entablando.

Por último, en términos de paridad de poder adquisitivo, sin duda alguna, la gran mayoría de las divisas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) están sobre evaluada frente al dólar americano (25% para el franco suizo, 15% para la libra esterlina, 5% para el euro).

Otro argumento para un dólar fuerte es el hecho de que el “shutdown” del Gobierno americano no sea más que un mal recuerdo (por el momento). En efecto, el Congreso estadounidense logró ponerse de acuerdo sobre un plan presupuestario que debería al menos evitar un “shutdown” por los próximos dos años.

El inversor inteligente aconseja tomar en cuenta el fenómeno de “profecías auto cumplidas”: Sería completamente equivoco no integrar en su análisis “forex” el aspecto psicológico que casi siempre permite entender, mucho mejor que el análisis técnico, los movimientos de las tasas de cambio. Y este es el caso para la hipótesis de un “dólar fuerte”.

Evidentemente los “fundamentales” favorecen a este mercado pero todos los analistas de los bancos más importantes ya integraron este aspecto psicológico. Si uno lee los análisis, todos emiten recomendaciones muy alcistas para el billete verde.

Las profecías auto cumplidas casi siempre tienen una gran influencia en los precios y el inversor inteligente considera que este será el caso en el 2014 en lo que concierne el buen rendimiento esperado del dólar.


* Abogado especialista en finanzas, bolsas y mercados internacionales. Director general de Latin America Invest Corp.
Administrador de patrimonios por 3000 millones de dolares. Www.latinamericainvest.net / damianvalenzuela@latinamericainvest.com