Empleo

Estados Unidos, el país de los "workaholics"

Los estadounidenses toman sólo la mitad de sus vacaciones pagas y la mayoría sigue trabajando durante el tiempo libre

  •  

El miedo a perder el trabajo es uno de los principales factores que frena a los empleados a pedir sus días libres pagados. (AP)

lrivera@diariolasamericas.com
@lauritrw

En el país desarrollado donde se reciben menos días de vacaciones y uno de los pocos donde los empleadores no tienen obligación de otorgarlas, los trabajadores no muestran mucho interés por ese beneficio: sólo utilizan el 51% de su tiempo de descanso pagado, según una encuesta de la firma de investigación Harris Interactive para el conocido sitio web de empleo Glassdoor.

Se estima que el promedio de dinero que pierde cada empleado por no tomar esos días (de vacación o festivos) es de 1.300 dólares, según la Oficina de Estadísticas Laborales.

Pero eso no es todo, el 61% de los estadounidenses trabaja mientras está de vacaciones, a pesar de las quejas de los miembros de la familia. El sondeo encontró que uno de cada cuatro empleados mantiene contacto con un colega sobre un asunto relacionado con el trabajo cuando toma su descanso, mientras que uno de cada cinco se pone en contacto con su jefe.

Lo preocupante es que los trabajadores parecen estar cada vez más nerviosos cuando se trata de pedir tiempo libre. Otra encuesta llamada "Privación de vacaciones", realizada también por Harris Interactive para el sitio de viajes Expedia, muestra que los estadounidenses dejaron cuatro días libres pagados sin tomar en el último año, el doble que en el año anterior. Eso es el equivalente a más de 500 millones de días de vacaciones perdidos por año, a nivel nacional.

La mayoría de los trabajadores norteamericanos a tiempo completo (91%) reciben alrededor de 10 días de trabajo remunerado al año y seis días de fiesta federales, de acuerdo con el Centro para la Investigación Económica y Política (CEPR por sus siglas en inglés), organización sin fines de lucro. Sin embargo, según la Ley de Fair Labor Standards, los empleadores no están obligados a dar tiempo libre pagado.

Los trabajadores de la Unión Europea, por ejemplo, tienen garantizados legalmente por lo menos 20 días de vacaciones pagadas al año y 25 o incluso 30 días al año en algunos países europeos.

El miedo

¿Por qué no toman vacaciones? "El miedo los frena", dijo Scott Dobroski, analista de tendencias de empleo de Glassdoor. Cerca del 28% de los trabajadores dijo en el sondeo que teme retroceder en su carrera si se tira al sol en un playa, otro 17% admitió que en realidad teme perder su puesto de trabajo, el 19% no toma todos sus días a la espera de lograr una ventaja para una promoción, mientras que el 13% son competitivos y quieren superar a sus colegas. Muchos trabajadores que sufrieron la pérdida de empleo con la recesión dicen que tienen miedo de no cumplir con los objetivos.

La mayoría de las empresas estadounidenses tiene una doctrina de “trabajo a voluntad”, que significa que ellos pueden despedir al personal por cualquier razón o sin ella, a no ser que haya un contrato escrito. “No tenemos seguridad en el trabajo en este país, no hay una exigencia legal para que nos indemnicen en caso de despido y -con pocas excepciones- nos pueden despedir sin previo aviso”, dijo John Schmitt, economista del CEPR.