Los deberes empiezan incluso antes de decidir si dar el paso o no: lo primero que hay que hacer es estudiar mucho el mercado, investigar qué significaría para la startup vender productos online (gastos de mantenimiento, mensajería, necesidad de respuesta rápida, etc.) y si podremos hacer frente a todas esas nuevas responsabilidades. Una vez tomada la decisión, no olvides hacer también estas cosas antes de lanzar la tienda:

1. Investiga, investiga, investiga. Tu primer paso antes de decidir nada debe ser ver qué hace la competencia y, sobre todo, qué dicen los usuarios: visita tiendas online que vendan productos similares y estudia los comentarios de la gente en lugares como Amazon. ¿Qué valoran más? ¿Hay alguna crítica que se repita? Asegúrate de que tu tienda cumpla esos estándares de calidad.

2. Decide cuáles serán las condiciones de envío (y devolución). ¿Será envío por Correos o mensajería? ¿Permitirás pagar contra reembolso? ¿Cobrarás gastos de envío? ¿Harás también envíos internacionales? Estudia qué significará cada cosa, cuánto te costará en dinero y en satisfacción del cliente y fija tus condiciones.

3. Crea una estrategia del nuevo flujo de trabajo. Una persona hace una compra en tu tienda online. ¿Y ahora qué? Asegúrate de que haya un flujo de trabajo claro que permita que el producto llegue a casa del cliente cuanto antes y que este siempre esté informado del estado de su compra. ¿Quién se encarga de confirmar la compra? ¿Quién de coger el producto, embalarlo y enviarlo? ¿Recibirá el cliente algún email o comunicación?

4. Refina los aspectos técnicos. De nada sirve un flujo de trabajo claro para gestionar las ventas si los usuarios no pueden realizar sus compras de forma fácil y fluida. Para esto, es necesario que la plataforma de la tienda funcione correctamente: pide consejo o incluso prueba distintas plataformas, haz compras de prueba para comprobar que todo va bien antes de lanzarla y pide a conocidos de fuera del sector que la prueben también. Recoge su feedback y adapta todo lo necesario.

5. Piensa en la comunicación (y el SEO). Tener una tienda online pero que nadie llegue a ella hace que se convierta en un gasto inútil. Asegúrate de invertir en comunicación: usa redes sociales, envía notas de prensa, ten ofertas de lanzamiento, etc. Y no te olvides del SEO para permitir que llegue a ti gente que no te conoce y simplemente busca un producto similar al que vendes.

Deja tu comentario: