Ya habíamos hablado en esta columna del Alfa Romeo Stelvio 2018, un vehículo utilitario deportivo de indudable estampa italiana, con motivo de su debut en el Auto Show de Los Angeles, el pasado mes de noviembre, donde se convirtió en una de las mayores atracciones del evento. Ahora, hemos tenido la suerte de conducirlo en las carreteras del estado de Tennessee, donde pudimos comprobar que será un competidor fuerte en su segmento, gracias a su vibrante desempeño, a su estilo encantador y a su novedosa tecnología.

El Stelvio es un SUV de tamaño mediano, fabricado totalmente la planta de Alfa Romeo en Cassino, Italia, y a los Estados Unidos llega inicialmente en dos versiones, la básica y la Ti, y antes de que concluya el año estará llegando la Stelvio Quadrifoglio, con 505 caballos de potencia. El Stelvio es, después del dos puertas 4C, y del sedán mediano de alta gama Giulia, el tercer producto de la marca italiana que llega en esta nueva etapa a los Estados Unidos.

A los modelos Stelvio y Stelvio Ti que manejamos los impulsa un motor de cuatro cilindros y dos litros, turbocargado y con inyección directa, que entrega 280 caballos de potencia, y 306 libras de torsión, con una aceleración de 0 a 60 millas por hora en 5.4 segundos y una velocidad máxima de 144 millas por hora.

Todos los modelos Stelvio están equipados con una transmisión automática de ocho velocidades que trae disponibles las paletas de los cambios en aluminio y montadas sobre la columna de la dirección, que cambian velocidades en cosa de 100 milisegundos. Lo que hace del manejo del Stelvio una experiencia sinigual es su impecable distribución de peso 50/50, entre los ejes delantero y trasero, que impide que el exceso de peso, bien sea anterior o posterior, desestabilice el vehículo entrando o saliendo de una curva.

El sistema de tracción integral en las cuatro ruedas Q4, que viene estándar en todos los modelos del Stelvio, es ideal para todas las estaciones del año, gracias a que es capaz de transferir al eje delantero hasta el 60 por ciento de la torsión generada por su motor de 280 caballos. La suspensión del Alfa Romeo Stelvio Ti que manejamos venía equipada con un sistema de amortiguadores de cuatro canales que de manera instantánea se adaptan a las condiciones de manejo y que el conductor puede ajustar con el selector de modo de manejo Alfa DNA.

No cabe duda que con el Stelvio, Alfa Romeo está inyectando una muy buena dosis del seductor lenguaje de diseño italiano al segmento de los utilitarios medianos de alta gama. Está disponible en 13 colores de carrocería, siete opciones de ruedas, que van desde las 18 hasta las 21 pulgadas y una larguísima lista de detalles en su sofisticado interior. Pero sin duda, su característica más dominante es el tradicional “scudetto” que domina ampliamente la parrilla delantera.

En materia de seguridad cabe destacar el sistema de frenado integrado que debuta con este nuevo Stelvio y que reemplaza el actual sistema de control electrónico de estabilidad. También es sistema de advertencia de colisión frontal a alta velocidad que proporción frenado autónomo y que, bajo ciertas circunstancias, desacelera o para el vehículo cuando una colisión frontal parece inminente.

El Stelvio Ti llega a los concesionarios para finales de este verano, con un precio básico de $43,995. En materia de consumo de combustible, las cifras de la EPA arrojan un rendimiento de 22 millas por galón en la ciudad y 28 millas por galón en la autopista.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario