Cuando la vida nos da el regalo de encontrarnos con una mujer excepcional tenemos que sentirnos bendecidos. Gaby Martínez entró en el mundo del negocio llevando zapatillas a su México natal en el maletero de su auto para vender por las escuelas de ballet y así poder alimentar a sus hijos. ¿Pero quién es Gaby Martínez? Ella es muchas cosas, madre soltera de tres hijos, bailarina, empresaria, profesora de ballet, bióloga marina, creadora del método profesional de prueba de punta para zapatillas de bailarinas y dueña de Ballet Boutique Downtown Doral.

Los comienzos

“Yo nací en Yucatán hace 48 años, soy la penúltima hija de siete hermanos, cuatro varones y tres chicas. De niña siempre estaba con mis hermanos varones, mi madre tuvo miedo de que me convirtiera en “marimacho” y me inscribió en ballet. Tenía tres años y así comencé a relacionarme con la danza.

Era una alumna muy traviesa, no atendía y las monjas decidieron echarme de la escuela. Mis padres les suplicaron una oportunidad y la solución de mi padre fue construirme, para mi sola, una barra de ballet separada de las otras alumnas junto al piano de la maestra. Esos fueron mis primeros pasos. Todo el esfuerzo de mis padres comenzó a dar frutos cuando yo tenía ocho años y la maestra me puso las zapatillas de punta. En ese justo momento fui cautivada por el ballet. Un amor que ha perdurado durante 40 años.

Algo muy mío que deseo compartir es que todas mis tiendas tienen una barra como la que me construyó mi padre. Es algo personal, un símbolo de amor, de esfuerzo y perseverancia.

La vida como bailarina

“Yo era muy buena bailarina, Dios me dio el cuerpo perfecto para el ballet. En mi caso se reunieron los ingredientes necesarios, además de mis condiciones físicas, tenía una madre estricta y magníficas maestras. Desde muy temprana edad tuve me ofrecieron varias becas de danza, pero mi madre nunca me autorizó a ir. Mi ilusión era ser primera bailarina y llegué a ser solista en la compañía provincial. Por eso, hoy día cuando me relaciono con las primeras bailarinas, siempre le muestro mi deferencia y respeto porque ellas representan lo que yo quise y no pude ser. Es el sueño de miles de niñas que entran, como yo, a las clases de ballet con la aspiración de ser esa princesa de cuento encantado, sueño que sólo unas pocas, después de un gran esfuerzo, logran alcanzar.

De bailarina a estudiar empresariales

Estudié administración de empresas, la única de mis tres hermanas que fue a la universidad. Mi padre era un señor chapado a la antigua, para él era muy importante que bailáramos ballet, que tocáramos piano, que nos desarrolláramos en el arte. Por eso, cuando dije en casa que iba a estudiar económicas fue un gran problema. Sin embargo, no me dí por vencida, comencé a impartir clases de ballet y con el dinero que sacaba me pagué las clases de la carrera.

Mas mi sueño verdadero era estudiar biología marina y me presenté en la Escuela de Ciencias Avanzadas que es un centro de estudios politécnicos. Aunque yo estaba casada en ese momento y ya tenía a mis tres hijos, eso no fue un impedimento, les atendía y además estudiaba muchísimo. Fui una de las seis personas que se graduó de Biología Marina de mi año.

Negocio

Vine a Miami porque desgraciadamente me divorcié y me encontré en la difícil situación de proveer a mis hijos. Como bióloga nunca iba a ganar lo suficiente, menos como profesora de ballet. El primer paso fue vender zapatillas, que venía a comprar acá y me las llevaba a México en el maletero de mi auto para venderlas en escuelas de ballet. Eso me permitió acercarme a las necesidades de muchas bailarinas y entender las carencias del mercado. Los pies adoloridos de las bailarinas tenían que tener alguna solución.

El método profesional de prueba de punta de zapatillas de ballet

Todo el que ha bailado ballet sabe que las bailarinas tiene tres enemigos: las heridas, las lesiones y los pies adoloridos.

Por eso me dí la tarea de estudiar los tipos pies de las bailarinas para ampliar su clasificación y luego parearlos con la variedad de zapatillas que también había analizado.

Cuando comencé en el ballet había uno o dos modelos para escoger. Nuestro amor por la danza era tan grande que metías el pie y bailabas aunque se te desbaratara. Pero hoy en el mercado existen miles de proveedores y miles de modelos para escoger. Todos los años se desarrollan nuevos modelos de calzados. Yo me dedico a estudiar los modelos, contactar los fabricantes, probar las puntas, clasificarlas y después soy capaz de parear la punta correcta con el pie correcto.

En el mundo del futbol se puede apreciar un fenómeno parecido. Antes todos llevaban el mismo calzado, ahora parece un carnaval, cada jugador calza botas diferentes las adecuadas a su constitución y a su pie.

El inicio de negocio en Miami

Varias tiendas en México señalaban que mi negocio marchaba sobre ruedas, pero tenía un gran problema desde el punto de vista logístico, compraba en dólares y vendía en pesos.

Así decidí abrir mi primer local en Miami en SunSet. Vine sola y me gasté todo el dinero en comprar la tienda. Durante meses dormí en una oficina dentro de la tienda, entre cajas y mesas, hasta que el negocio fue levantando.

Gracias a la eficiencia del método profesional de prueba de punta la tienda comenzó a tener éxito. Empezamos a recibir muchos clientes, incluso venían niñas de otras ciudades de la Florida, algunas acompañadas de sus profesoras, quienes quedaban satisfechas con el trato y el trabajo que hacíamos con las alumnas. Ese es el secreto del éxito del grupo de tiendas Ballet Boutique, la confianza en nuestro método y los resultados que experimentan las bailarinas.

Imparte clases de ballet a bebés

Tuve 30 años una escuela de ballet en Yucatán y siempre preferí enseñarle a bebes. Los niños pequeños son el semillero de la danza y yo tengo una conexión especial con ellos que me permite sembrarles el amor por el ballet . Aquí damos clases a niños muy pequeños, a esos que aún no aceptan en las escuelas. Hemos creado el método de Baby Ballet; How to be a ballerina? y lo impartimos todos los sábados en la tienda.

Se considera una mujer de éxito

Me considero una mujer de éxito porque estoy feliz conmigo misma. Si ser feliz es ser exitosa, soy exitosa porque soy una mujer feliz. Estoy muy orgullosa de mis hijos, de mis tiendas, de tener una empresa donde mis empleados trabajan a gusto.

Nuevo reto

El éxito de hoy, lo adquirí ayer, y me pone la sonrisa en la boca hoy, pero ahora mismo estoy trabajando para el éxito de mañana.

Nuestro objetivo es sacar adelante Ballet Boutique Downtown Doral, que es una tienda única. No vas a encontrar una tienda de ballet así, creo que hay una en Paris. Hacerla exitosa es el nuevo reto.

Ballet Boutique Doral

5335 NW 87Ave, Doral

Florida

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas