De un par de años para acá, los vehículos utilitarios han venido superando en ventas a los automóviles tradicionales. Por utilitarios se conocen hoy los que hasta hace algún tiempo se llamaban camionetas, es decir, vehículos con un espacio posterior, más allá de los asientos traseros, para transportar carga, valijas o cualquier otra cosa. Son un poco los sucesores de las inolvidables station-wagons de unas décadas atrás, que inicialmente entraron con mucha fuerza al mercado, con la denominación de SUVs, el acrónimo en inglés de vehículos utilitarios deportivos. Los primeros SUVs se basaban en plataformas de camiones ligeros, tipo pick-up, es decir, la Escalade de Cadillac compartía plataforma con vehículos como la Silverado de Chevrolet o la Sierra de GMC, y es básicamente el mismo Suburban de Chevrolet o el Yukon de GMC.

Las SUVs adquirieron una inmensa popularidad pero también fueron blanco de muchas críticas por su gran tamaño y sus altos niveles de consumo de combustible. Nace ahí la necesidad de ofrecer a los consumidores vehículos con características similares de espacio y conveniencia, pero con tamaño más razonable y menos sedientos que sus hermanos mayores. Son los famosos crossovers, que no son otra cosa que utilitarios también, pero ya no montados sobre las plataformas de camiones ligeros sino sobre las de automóviles. A esta categoría pertenece el vehículo que hoy nos ocupa, el crossover utilitario deportivo Cadillac XT5, que llegó hace un par de años para reemplazar al muy apetecido SRX, y trae una plataforma completamente nueva y exclusiva, y un diseño mucho más elegante y sofisticado, que la deja a la par de sus más exigentes competidores europeos, como el BMW X3 y el Jaguar F-Pace, y asiáticos como el Lexus RX o el Infiniti QX50.

El Cadillac XT5 se destaca por la generosa cantidad de espacio que ofrece en su cabina, que en una sola palabra se define como cómoda. Las sillas delanteras vienen con ventilación y calefacción, se ajustan de varias maneras, inclusive para ofrecer más apoyo en la región lumbar, y la parte inferior de los asientos se extiende hacia adelante para respaldar mejor el descanso de las piernas. Mención especial merece el espacio para las piernas y la altura del techo, que garantizan comodidad para cinco pasajeros, aún para aquellos más altos.

Manejamos la versión Platinum del Cadillac XT5, con tracción integral en las cuatro ruedas AWD. La impulsa el motor V6 de 3.6 litros, que desarrolla 310 caballos de potencia y 271 libras de torsión, y viene acoplado a una transmisión automática de ocho velocidades. Rinde 18 millas por cada galón de combustible en la ciudad y 26 en la autopista. El rodaje es inmensamente suave y el ruido y las vibraciones que produce son prácticamente imperceptibles. El comportamiento de su suspensión recuerda cabalmente aquellos legendarios Cadillac Seville, DeVille o ElDorado de los años 70 y 80, que dejaban la impresión de estar deslizándose en medio de las nubes. Los materiales de los acabados interiores del Cadillac XT5 son de la más alta calidad, tapicerías de cuero con puntadas en colores contrastantes, madera de verdad y superficies metálicas de excelente buen gusto.

El precio básico del Cadillac XT5 comienza en los $62,895 dólares, se fabrica en la planta de GM en Spring Hill, Tennessee, y viene amparado por una garantía de cuatro años o 50 mil millas.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuáles creen que deben ser las prioridades para el nuevo alcalde de la ciudad de Miami?

Transporte
Seguridad
Vivienda asequible
Infraestructura para enfrentar inundaciones
Control de la construcción
ver resultados

Las Más Leídas