Que los autos eléctricos ya llegaron es una realidad indiscutible. Los que aún no acaban de llegar son los autos eléctricos que puedan manejarse, sin recargar las baterías, por distancias similares a las que se manejan los autos con un tanque de gasolina. Y además, que se vendan a precios razonables, más o menos cercanos a los precios de autos del mismo segmento, de los que hoy andan con motores convencionales de combustión interna.

En el mercado actual de automóviles eléctricos la marca que más suena es Tesla, con sus sedanes S de 5 puertas, con baterías que acumulan entre 75 kWh y 100 kWh, ofreciendo autonomías de entre 240 y 335 millas, respectivamente, y que se venden a precios que oscilan entre los $68,000 y los $140,000; una SUV, con características muy similares, y miles de compradores que ya pagaron un depósito, pendientes de que llegue al mercado el tan esperado modelo 3, que debe tener una autonomía de 220 millas y un precio cercano a los $35,000.

Hay otros modelos de otras marcas, con precios mucho más razonables, pero con autonomías que apenas pasan de las cien millas. Tal vez el primero que logra hacerse entender en ambos idiomas, el de la autonomía y el del precio, con un lenguaje razonable, es el Bolt de Chevrolet, un hatchback compacto de 4 puertas, que no debe confundirse con el Volt, ya conocido desde hace unos años. La diferencia fundamental entre ambos es que el Bolt es completamente eléctrico, mientras que el Volt, que si bien se impulsa siempre con un motor eléctrico, cuenta con un pequeño motor a gasolina que genera electricidad para seguir andando cuando ya se han agotado las baterías.

Este Bolt es definitivamente una caja de sorpresas. Luce compacto desde afuera, pero no puede uno dejarse engañar por las apariencias, porque adentro goza de muy buena capacidad, es cómodo y muy ágil, gracias a su motor eléctrico que desarrolla 200 caballos de potencia. La aceleración, consecuencia de la torsión inmediata de los motores eléctricos, resulta sorprendente, con su 0 a 60 millas por hora en 6.5 segundos. La autonomía ha sido calculada en 238 millas con una carga completa de 60 kWh en la batería de iones de litio, con refrigeración líquida, que tarda 9.3 horas con el cargador conectado a la red de 240 voltios. Usando las fórmulas de la EPA, se concluiría que el consumo del Bolt equivaldría a 128 millas por galón en la ciudad y 110 en la autopista, pero como se trata de un eléctrico, convengamos en que rinde 100 millas con 28 kWh de energía.

Es claro que el Chevrolet Bolt, no por ser compacto o eléctrico, deja nada a desear en lo que se refiere a desempeño. Se desenvuelve maravillosamente en el tráfico urbano, pero para nada se queda atrás en la carretera y hasta en caminos más agrestes. Y sin dejar a un lado unas bien definidas características de lujo, sofisticación y conveniencia, como el sistema de infoentretenimiento, con pantalla táctil de 10.2 pulgadas y su propio sistema de Wi-Fi 4G LTE, con conectividad a teléfonos inteligentes a través de las plataformas de Apple CarPlay y Android Auto, y un fascinante tablero de instrumentos incorporados en una sola pantalla digital de 8 pulgadas.

El precio sugerido al consumidor del Chevrolet Bolt comienza en los $37,495 dólares, pero hay que tener en cuenta que el gobierno federal ofrece un crédito fiscal equivalente a $7,500, y algunos estados, condados y municipios ofrecen también incentivos adicionales. En otras palabras, el costo real de un Chevrolet Bolt podría estar bien por debajo de los treinta mil dólares.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas