La organización a-partidaria fundada en Argentina y con sede en Miami, Directorio Legislativo for the Americas (DL4A), puede ser una herramienta muy útil para empresas e inversores que con frecuencia son afectados por cambios en las leyes en los países donde realizan sus operaciones.

La fundadora y directiva de DL4A, María Barón, dijo en entrevista con DIARIO LAS AMÉRICAS, que ayudan a sus clientes a medir el “riesgo” que existe cuando se hace algún cambio en materia legislativa.

“Podemos advertir cuándo los países van a generar nuevas leyes, porque siempre hay un proceso que tiene que ver con el debate en los congresos y podemos saber que si una legislación va a pasar, quienes lo apoyan o quienes no, si se va a frenar a la mitad del camino. Cuando esa información va a las empresas pues es muy importante pues les permite adaptarse o retirarse a tiempo”, dijo Barón.

DL4A se ha convertido en una herramienta imprescindible para empresas e industrias con interés en la región, dado que las mismas consideran al tema regulatorio como un factor de riesgo en sí mismo. DL4A facilita información, un activo vital para cualquier organización. La misma acelera el proceso de toma de decisiones y garantiza firmeza en los pasos.

“El que tiene esta información está un poquito más adelante de la competencia pero no son solo empresas las que reciben esta información, también puede ser gobiernos, alianzas, grupos de cámaras de comercio u ONGs”, agregó la experta.

DL4A ofrece en esencia un servicio de información regulatoria o de inteligencia legislativa: con esa información puede ayudar a las organizaciones o empresas a identificar cuáles son las próximas regulaciones que se vienen en cualquier país de la región, cuáles son las tendencias regionales en diferentes sectores o saber si se les viene una crisis o saber si la regulación le beneficia o le perjudica.

“Una de las inestabilidades de las empresas tiene que ver con las inestabilidades regulatorias, que las empresas no saben cuál es el clima que va a ver una vez que ya están instaladas y de hecho es un riesgo que se mide”, en especial en el continente americano.

Los clientes más comunes de DL4A provienen del sector de las finanzas, telecomunicaciones, extractivo (agricultura, minería y petróleo), salud, impuestos y regulación laboral.

Sobre por qué inauguraron en 2015 una nueva sede en el sur de la Florida explicó Barón: “Decidimos abrir una oficina en Miami porque creemos que Florida es un estado neurálgico para la región tanto por su ubicación geográfica estratégica - que nos permite estar en contacto con gran diversidad de actores - como por sus características demográficas. Miami funciona como un enlace entre Estados Unidos y América Latina, por lo que resulta un territorio central a la hora de analizar el impacto que las decisiones políticas tienen en todo el continente”.

María Barón, formada en Ciencia Políticas, Relaciones Internacionales y Periodismo, ha trabajado en organizaciones de la sociedad civil en Argentina y en el extranjero con el objeto de reducir las prácticas antiéticas de los legisladores y funcionarios públicos. Ganó el NDI Democracy Award “Civic Innovator Prize” y es Fulbright-APSA Congressional Fellow. También es miembro fundadora de la Red Latinoamericana por la Transparencia Legislativa.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario