El inesperado éxito de "Mimadito" en Walmart
La firma latina Excelcare Products logra colocar las toallitas para bebés en 100 tiendas del mayor minorista de Estados Unidos. Vanessa D´Angelo, directora de mercadeo de la compañía, explica el secreto tras ese logro

La empresa latina Excelcare Products logra un contrato con Walmart para abastecer 100 tiendas con toallitas húmedas de higiene para bebés de la marca “Mimadito”, además obtuvo la autorización de venta para el resto de su gama de productos en la plataforma de Internet del gigante americano.

En conversación exclusiva con Vanessa D´Angelo,directora de marketing en la empresa ubicada en el parque industrial Medley Flagler Station , en Miami, contó cómo la compañía fue invitada al Open Call –feria de productos- de Walmart de donde salió con el jugoso contrato.

“Esta es una gran noticia para nosotros como compañía y para las empresas de origen latino. El último Open Call de Walmart, celebrado a finales de junio, estaba focalizado en productos fabricados en Estados Unidos. Allí había más de 400 empresas presentando sus artículos. Y entre ellas, fuimos escogidos nosotros. Realmente es un verdadero motivo de orgullo y un reconocimiento al trabajo que hay detrás de cada uno de nuestros productos”.

“Este contrato nos permite estar presente en 100 tiendas con nuestro producto estrella, las toallitas húmedas para bebés “Mimaditos”. Pero además, Walmart nos abre las puertas de las ventas por Internet para el resto de la gama de los productos que hacemos. Este es el de cualquier empresa”.

El recién firmado contrato con la minorista más grande del mundo le permite a la joven empresa latina codearse en los anaqueles de los grandes almacenes con productos de reconocimiento mundial como Jonhson and Jonhson, que fabrican desde hace años artículos similares e imperan en este mercado. Un aval que pueden presentar muy pocas compañías en el mundo.

La fábrica de Excelcare comenzó a producir en el parque industrial de Flager Station hace un año. Los inversores se esforzaron para buscar la tecnología más avanzada del planeta. “Ellos querían tener un producto que se diferenciara precisamente por su calidad y allí pusieron el énfasis a la hora de realizar la inversión”

“Nosotros,al fabricar aquí en EEUU, tenemos el control total de nuestra producción. Medimos constantemente los niveles de calidad, evaluamos la materia prima con la que trabajamos y controlamos las condiciones de almacenamiento. Todo esto nos permite garantizar una gran calidad en un producto sumamente sensible porque va a ser utilizado en la piel de los niños”.

La planta cuenta con laboratorios propios donde se elabora la mezcla presente en toda la gama de los productos. Allí un personal especializado hace análisis constantes de cada uno de los elementos a utilizar en las toallitas. “Ellos son los encargados de velar porque se cumplan los parámetros de calidad y estudian las nuevas formulaciones para los futuros productos”.

La fábrica

Por dentro, la planta es lo más parecido a un laboratorio médico. Se observan unos tanques enormes de acero inoxidable cargados con agua destilada en constante movimiento “para que no creen ningún tipo de microorganismos”. Después existen unos enormes aparatos donde ioniza el líquido que luego se mezclará con las fórmulas utilizadas de cada producto final. No interviene la mano del hombre y todo el proceso se hace de forma automatizada. Detrás de unos cristales, en una especie de pecera gigante, una máquina robotizada, corta la fina tela de las toallitas, las humedece y las empaqueta. Dentro de aquel recinto estéril un operario vestido completamente de blanco, con gorro y guantes, vela para que todo marche a la perfección.

“La producción de la planta es de unos 70 millones toallitas al año. Esto genera empleo directo para unas 20 personas y empleo indirecto para muchas más que nos están radicadas en la propia planta o tan siquiera pertenecen a nuestra empresa”.

Los productos

La planta fabrica toallitas húmedas para hombres y mujeres también. El producto destinado a los hombres lleva el nombre de Whice. Lo curioso es que Whice surgió en uno de los procesos que tiene la empresa para evaluar la impresión de sus clientes. “Resulta que varios padres confesaron que ellos mismos utilizaban las toallitas infantiles de sus hijos. Y se quejaban que les dejaba olor a fragancia de bebé y que el color rosado del paquete le impedía llevarlo consigo. Allí descubrimos la oportunidad que crear una línea masculina. Así nació Whice, una toallita para hombres con fragancia y apariencia masculina.

Las toallitas femeninas de la marca Besh también forman parte del portafolio de la firma latina. “Este producto está diseñado para uso múltiple. Se puede utilizar como desmaquillante, para limpiar los labios, después de ingerir alimentos o para pasarlo por las zonas íntimas; tiene una fragancia muy suave y fresca que refleja la vitalidad femenina”. Ninguno de nuestros artículos contienen alcohol por lo que no arden en los ojos o en las superficies irritables del cuerpo.

Futuro

La idea es seguir creciendo, que “Mimadito” continúe abriendo nuevos mercados. Estamos evaluando la posibilidad de crear novedosos productos todos orientados al cuidado del bebé. Podrían ser colonias, champús y pañales. En todos los artículos queremos mantener nuestra filosofía de trabajar con la tecnología más puntera para aspirar a la mejor calidad.

También queremos seguir incrementando las exportaciones. Aunque nuestro mercado meta internacional es Latinoamérica, estamos trabajando con clientes en Filipina y en Europa.

Made in America, además de ser un sello de garantía, es una tarjeta de presentación muy fuerte en la mayoría de los mercados del mundo.