Por Gloria Gongora

Recientemente llegaron a Miami algunos familiares con la intención de radicarse en el país. Así que un mes antes de su llegada comencé a buscar un inmueble para que pudieran instalarse. Sabía por los comentarios que había escuchado de algunos agentes inmobiliarios y por mi propia experiencia como dueña de propiedades que sería una tarea complicada.

La gran queja es que hay escasez y los precios están elevados. Según las estadísticas de la Asociación de Realtors en Miami, el inventario ha bajado considerablemente desde el año 2016 y lo que va del 2017.

He notado que al publicar un aviso en los clasificados de este prestigioso medio, las llamadas no paraban. Todas son personas desesperadas por conseguir un lugar para vivir después de permanecer varias semanas buscando. Por lo general, en 48 horas encuentro nuevos inquilinos, incluso puedo darme el lujo de escoger al mejor entre una larga lista de interesados. Algunos me dicen que, sin ver la propiedad, se quedan con ella, tal y como esté.

Cuando estuve buscando una casa para mis familiares, duré semanas, visitando lugares, llamando, buscando en el internet, clasificados y anotándome en listas de espera de condominios, quienes aseguraban que no tenían nada disponible en los próximos 2 o 3 meses.

Como dueña y como inquilina experimenté los dos lados de la moneda y sé que mientras los propietarios están haciendo su agosto, pues estamos en un mercado que nos favorece, quienes quieren alquilar están pasando por un viacrucis. He aquí algunas recomendaciones que pueden ser útiles y hacer más llevadero el calvario de buscar casa o apartamento para vivir.

  • Tener todo listo: es importante llevar consigo las pruebas de ingreso, nóminas de pago o cuentas bancarias para demostrarle al propietario que tenemos con que pagar la renta. Además, lleve el efectivo o el cheque para pagar el depósito.

  • Buscar entre los particulares: encontrar un lugar en condominios por medio de una asociación puede ser más difícil porque ellos piden una cantidad no reembolsable por estudiar tu aplicación, chequean el crédito, debes pasar una entrevista y exigen el record policial, entre otros. En ocasiones, cuando se trata directamente con el dueño se puede negociar y quizás no sean tan estrictos.

  • Internet: a la hora de buscar debemos utilizar todas las ayudas disponibles a la mano, periódicos, Craiglist y clasificados online. Y por supuesto, correr la voz entre amistades y familiares.

  • Mascotas: uno de los aspectos que puede hacer más complicado la renta, es tener mascota. Muchos condominios y dueños de casa no les gusta que sus inquilinos tengan animales, porque si hay una multa, esta recae sobre la propiedad. Si, de todas formas, queremos conservar a nuestro “mejor amigo” es importante que tenga el record de vacunas al día, así como la chapa de identificación que provee Miami-Dade county. En algunas propiedades se permiten mascotas con un peso máximo de 20 libras que encajan en la clasificación de perros pequeños o medianos.

  • Estudiar el mercado: Los futuros inquilinos deben estar actualizados sobre los precios de las rentas en el área donde quieren vivir. Eso lo harán revisando los avisos de prensa y visitando los lugares que se ofrecen.

  • Ingreso y capacidad de pago: A la hora de rentar, hay que ser conscientes de cuanto podemos pagar porque esa es una variable que también tiene en cuenta el arrendatario. Hay que ganar por lo menos tres veces más de lo que pagaremos en renta. Si la casa cuesta 1.000 dólares nuestro ingreso mensual (incluido el de nuestro cónyuge) debería ser de por lo menos 3.000 dólares.

  • Vivir en las afueras: otra posibilidad que hay que considerar en mudarse a áreas un poco más lejos como Homestead, donde las rentas son más económicas. Hay que tener en cuenta los costos de transporte, gasolina, tiempo y evaluar si vale la pena.

  • Cuidado con los engaños: A la hora de rentar también hay que tener precauciones para evitar ser engañados. Lo fundamental es verificar que el dueño de la propiedad y quien nos la renta sean la misma persona. Para eso podemos ingresar al portal de Miam-Dade .gov y revisar en el link de property search que la información coincida.

  • Paciencia: es importante anotarse en las listas de espera, y mantener un contacto constante con los arrendatarios ya sean particulares o asociaciones. Un agente de bienes raíces que tenga sus listings y trabaje para nosotros también puede facilitarnos las cosas porque nos daría prioridad sobre otros prospectos, claro que debemos cumplir con los requisitos.

En todo este proceso de búsqueda de casa o apartamento siempre debemos estar preparados, buscar incansablemente, estar alertas, pacientes y con energía positiva. Quizás hoy sea su día y por fin encuentre lo que tanto estuvo buscando.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario