Germán Jaramillo, presidente de GJ Cargo, una empresa transportista anclada en el sur de la Florida que mueve 1.700 toneladas por avión, cerca de 300 contenedores por barco y traslada mercancías por todo Estados Unidos y Centroamérica, nos cuenta cómo ha llegado hasta aquí.

GJ Cargo es el fruto de la preparación y el instinto que tienen los latinos para ver oportunidades. Original de Barranquilla, Colombia, Germán Jaramillo, graduado de administración de empresa se afincó en los Estados Unidos hace 17 años donde materializó la idea de hacerse empresario.

Comenzó con la ayuda del padre quien le dio el apoyo y la seguridad económica para dar los primeros pasos. Germán se había preparado a conciencia, estudió en la escuela General Aviation de Le June, trabajó para la aerolínea KLM como load master, desarrolló programas de gestión de mercancías para una empresa alemana y entonces se dio cuenta de que estaba preparado para emprender.

“Al principio todo fue muy intenso porque era algo que hacía con emoción. Había que poner en práctica lo que había estudiado y las experiencias adquiridas cuando era empleado en las aerolíneas de cargas. Trabajaba todo el día, vendiendo o haciendo operaciones. Más tarde en mi casa me ponía a facturar, terminaba a las 3 de la mañana. Eran jornadas interminables, pero me impulsaban las ganas y el amor. En aquel entonces ya había nacido uno de mis hijos y sólo pensaba en forjar algo para el futuro”.

El negocio comenzó a crecer casi desde el mismo instante de creado. “Ya en el transcurso de los primeros meses descubrí nuevas oportunidades. Entonces me dije, no puedo limitar esta empresa a recibir y enviar cargas. Me daba cuenta de que existían en el mercado ciertos sectores o áreas con grandes necesidades. En ese momento decidí tomar acción y empecé a contratar gente cualificada para hacer más operaciones. Renté una oficina y certifiqué la empresa con más licencias (aéreas, terrestres, marítimas e internacionales) ”.

Esta gran estructura le dio seguridad económica a JG Cargo. Si tenía problemas en alguna de las ramificaciones, las otras producían la compensación. Entonces Germán se dio a la tarea de crear una estructura gerencial más sólida.

“Contraté más equipos y más gente, siempre estábamos ahorrando e invirtiendo. Yo armé JG Cargo en 2004, seis años después ya sentí que era un negocio de peso, habíamos salido a flote en el mundo empresarial”.

“Actualmente contamos con una plantilla de 17 empleados además trabajamos con varios eventuales. Tenemos una gran estructura girando alrededor del negocio, camiones, empresas de carga y otros almacenes. En el 2010 abrimos una oficina en California guiados por la demanda en ese mercado. Creamos una ruta para traer carga desde los Ángeles a Miami en tres días. Utilizamos para ello equipos de conductores con magnífico resultado.

En el 2012 nos expandimos a Centroamérica, abrimos una oficina propia en Costa Rica, un país donde hay mucha demanda y además tenemos respaldo de los EEUU. Allá el dólar no fluctúa tanto como en otras naciones de la región. Por tanto, se importa mucha carga y productos agrícolas, como el café. Luego trabajamos con Perú donde firmamos con un agente de confianza, con licencia igual que nosotros y traemos muchos productos perecederos desde allá.”

El comercio electrónico ( ecommerce en inglés) es otra parte de su negocio. GJ Cargo comercia de esta forma con Costa Rica, Perú y Guatemala y para ello crearon una estructura específica de forma que los productos lleguen a los clientes en un tiempo comercialmente corto.

“Recibimos un promedio de 200 paquetes diarios y en temporadas altas alrededor estas cifras de triplican. En nuestro almacén, de 10 mil pies cuadrados, operamos con un sistema informático muy moderno que nos ayuda a controlar con códigos de barras el trasiego de mercancías. Nuestros almacenes son espaciosos y están dotados de una rampa amplia para recibir camiones de UPS, FEDEX, DHL Express y Amazon.”

A pesar de los volúmenes de negocio, de tener oficinas en varias ciudades o países, y del número de personas involucradas, Germán piensa que GJ Cargo es una empresa familiar. “Se ha construido con mis manos, mi entusiasmo, mi desarrollo y mi motivación. La considero algo familiar porque mi padre viene a colaborarnos, mi hermana es la directora de operaciones y gerente.

Nuestros hijos vienen a veces a nuestras dependencias, se ponen a “trabajar”, hacen cualquier cosa. Cuando nosotros éramos pequeños, hicimos lo mismo en la empresa de mi papá. Mi padre nos ponía a contar cajas, a empaca, siempre estuvimos involucrados en sus negocios.

Pienso que GJ Cargo es como un espejo de lo que mi papá desarrolló, y de repente quiero que mis hijos también hagan. Me enorgullezco porque estoy creando un legado, una empresa muy sólida para el futuro de los míos”.

Mis deseos para los latinos emprendedores

“Yo pienso que los latinos tenemos una gran motivación, un gran incentivo a la hora de crear. Somos personas, sin menospreciar o minimizar a otras, con un gran potencial para ser exitosas, nos viene dado porque nuestro carisma e intelecto es muy emprendedor.

Ese latino que está tratando de posicionarse o de crear algo, además de tener las ganas, necesita creer en sí mismo. Para ello debe capacitarse en lo que quiera desarrollar. Así tendrá muchísimas más oportunidades.

Si no tiene estudios, por mucho interés manifieste, si no pide ayudas, si no se prepara o contrata a personas con los conocimientos adecuados, va a cometer errores y va a fracasar. Pienso que la capacitación es algo muy importante. Igual magnitud le doy a la constancia y la prudencia. Muchas personas de pronto hace dinero y lo derrochan por no estar bien preparados. Creo definitivamente que los latinos para triunfar deben capacitarse”.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas