Uno de los caballos de batallas que llevó al presidente Donald Trump a la Casa Blanca fue su promesa de hacer una reforma tributaria que beneficie las repatriaciones de las empresas norteamericanas y así estimular la creación de empleos. Mientras los líderes republicanos elaboran la estrategia sobre tal reforma, la mayoría de los estadounidenses creen que las personas de altos ingresos y las corporaciones están pagando pocos impuestos.

A pesar de que el sistema impositivo norteamericano tiene carácter progresivo, es decir que mientras más dinero se genere, más impuesto se pagará al fisco, una encuesta reciente de Gallup revela que más del 50% de los estadounidenses cree que las personas con ingresos medios pagan demasiados impuestos.

Esta percepción de “que la clase media está pagando muchos impuestos” no siempre ha estado en los niveles actuales. En 2003, bajo la administración George W Bush, después de la primera ronda de recortes de impuestos, se pensaba diferente. Incluso encuestas de aquel entonces demostraron que la mayoría opinaba que los “taxes” a la clase media eran justos.

Sin embargo, en 2014 el público mostró su preocupación sobre la situación impositiva de la clase media. Desde entonces los estadounidenses han sido más propensos a decir que este grupo paga demasiado, en lugar de su parte justa en los impuestos.

Los resultados de la encuesta realizada entre el 5 y el 9 de abril sugieren que el presidente norteamericano se enfrenta al reto de posicionarse en contra lo que piensa la mayoría de los ciudadanos del país, sobre todo, en lo concerniente a la reducción de las tasas impositivas a las corporaciones. Dos tercios de los norteamericanos creen que las empresas pagan muy poco y sólo 1 de cada 10 encuestados piensa que pagan demasiado.

El plan del mandatario pasa por “desarrollar una reforma tributaria histórica que reducirá la tasa impositiva de nuestras empresas para que puedan competir y prosperar en cualquier lugar y con cualquier persona” dijo Trump en su primer discurso ante el Congreso.

Trump cree que se debe crear un “terreno de juego equitativo para las empresas y los trabajadores estadounidenses” y abogó por “proporcionar un alivio fiscal masivo a la clase media”.

“Hemos perdido más de la cuarta parte de los empleos industriales desde que se aprobó el tratado de libre comercio con México y Canadá, y más de 60. 000 fábricas han cerrado desde que China se unió a la Organización Mundial del Comercio en 2001”, sostuvo el mandatario cuando visitó el cónclave legislativo.

A pesar de que el sentimiento mayoritario del país, según Gallup, es que las empresas y la clase alta pagan pocos impuestos, el actual inquilino de la Casa Blanca cree que para mejorar la situación económica de la nación es necesario bajar aún más los impuestos. “Para lograr nuestro objetivos debemos reiniciar el motor de la economía, facilitar que las empresas hagan negocios en Estados Unidos y hacer mucho más difícil que las empresas se vayan” , solo así mejorará la situación de la clase media y trabajadora de la nación.

Según datos de la OCDE, Estados Unidos es el país con el impuestos de sociedades más elevado, oscila alrededor del 35%, aunque existen deducciones importantes para ciertas actividades productivas.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario