Por Nayeska Cruz

Por estas razones es que las finanzas de tu negocio deben estar totalmente organizadas y tú como el dueño debes tener claro de cuál es el patrimonio actual de la organización, flujo de caja, nivel de endeudamiento, obligaciones financieras y todo más. Realizar un análisis de todas estas situaciones es vital para el desarrollo de tu empresa y luego de conocer el estado de las mismas, es cuando se debe ejecutar el plan de negocio para así mejorar los objetivos de cada una de ellas.

Para mantener las finanzas de tu empresa de una forma estable y balanceada, es necesario estar pendiente de cada uno de sus movimientos; en cuanto a las entradas y salidas de dinero; para eso existe la contabilidad que es la rama encargada de tomar nota de cuánto dinero entra y cuánto dinero sale de tu negocio de manera organizada y explícita. Además, hay que entender lo peligroso que puede ser gastar más de la cuenta y endeudarse con otros entes con excesos, asimismo existirá una gran limitación en el negocio en cuanto al crecimiento del mismo y en tal caso de que se presente una buena oportunidad de inversión se puede perder por no tener el dinero suficiente para sustentar la misma gracias a las deudas.

El empresario debe tener sumamente claro y en orden de importancia todas las cosas necesarias para el funcionamiento del negocio, así se evitara gastar en cosas totalmente ineficientes e inútiles. No menos importante, hay una medida que salva vidas a últimas horas y es tener un espacio para el dinero de emergencia; en efectivo y en alguna cuenta bancaria, para la hora de algún apuro o emergencia de último momento.

Si hay algo que a los clientes les molesta o es que les cobren mucho o que el producto o servicio que estés ofreciendo sea de mala calidad y es por eso que día a día debes buscar distintas formas de que lo que ofrezcas sea el mejor. Sin embargo, para las empresas es de vital importancia recibir dinero a cambio de lo que ofreces y eso es lo que le llaman comúnmente “pago”, las facturas deben ser canceladas por los clientes no más de 30, 60 o 90 días después, dependiendo de la dinámica del negocio, pero el plazo debe ser lo más corto para que así no haya ningún atraso en las cuentas internas. Es importante recordar todo lo que se gasta para la elaboración del producto o del servicio que se está ofreciendo, sin ingresos, no hay más producción.

Otras alternativas para mantener las finanzas de tu negocio totalmente sana, son otras oportunidades de financiación, créditos bancarios para financiar otros proyectos, y distintas ventajas que la tecnología ofrece gracias a su avance con el pasar del tiempo. Una empresa necesita responsabilidad y control en sus finanzas, de no ser así, lo más cerca que está por llegar es “la quiebra”.

Para saber mpas visita Negocia en Miami.

Deja tu comentario: