Las auditorias que conduce el Departamento de Rentas Internas en busca de impuestos no cobrados en la industria de los bienes inmuebles, son bastante frecuentes, es por ello que todo operador debe tener conocimiento de cómo funciona el sistema.

Es conocido que el impuesto a la venta o a la renta no solamente graba los productos manufacturados; la mayoría de los servicios también se ven afectados por este gravamen, dependiendo de la política interna establecida para ello en los diferentes Estados de la Nación.

El monto del gravamen a la venta o la renta fluctúa en relación a los acuerdos que cada Condado y la Legislatura Estatal correspondiente haya logrado establecer con sus ciudadanos. Normalmente, a través del ejercicio del voto o por acuerdo de las juntas municipales de gobernación. Es por ello que no resulta extraño encontrar diferentes impuestos vinculados a la venta en Condados aledaños.

En la industria vinculada a la explotación de los bienes inmuebles, el impuesto a la renta de los servicios inmobiliarios se aplica mayormente a la renta de propiedades industriales y comerciales. En otras palabras, aquellas propiedades cuya función primaria sea servir como vivienda permanente y sean alquiladas por períodos de un año o más, estarán exentas del pago de impuesto a la renta por servicios inmobiliarios. Esta medida, desde luego, dependerá de lo establecido para ello en cada Estado de la Unión.

Conviene tener especificado en el contrato de arrendamiento la suma de renta anual y aclarado todo pago adicional por concepto de seguros, impuestos a la propiedad, reparaciones en áreas comunes, etc., que el inquilino deba satisfacer, así como la frecuencia de los pagos. De no estar bien establecidos estos conceptos pueden prestarse a confusión, que devendrían en pagos de impuestos colectados por entradas brutas no declaradas y serían responsabilidad del dueño del inmueble.

También quienes funjan como operadores de propiedades inmobiliarias, las cuales sean rentadas por espacios cortos, a visitantes en temporadas, deben asesorarse debidamente con su contador al respecto. Este modo de renta de inmuebles suele tener efecto mayormente en los lugares recreacionales y en ciudades en las cuales se desarrolle una economía que demande una constante fluctuación de personal, tales como Miami Beach y los Cayos de la Florida. En estos casos la tasa de impuestos a la renta varía según los respectivos acuerdos municipales.

Según la ley, todo pago de impuestos por el servicio de renta, efectuado por concepto de arrendamiento de una propiedad inmobiliaria, debe ser colectado por el dueño o administrador del local, quien además, tiene la obligación de hacerlo llegar al Departamento de Rentas Internas del Estado correspondiente. Mi recomendación es que se observe la ley “al pie de la letra.”

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba se abrirá hacia la democracia?

Las Más Leídas