Embed

“Mi empeño fue crear una empresa que me diera libertad. No quería ser un trabajador de mi propio negocio. Por eso comencé a traer gente importante para que manejaran todas las áreas de la empresa y el crecimiento fue mucho mayor. Ahora puedo irme tres semanas y todo sigue funcionando. Eso se llama libertad”, así se expresa, en entrevista exclusiva con DIARIO LAS AMERICAS, David Alfandary, propietario de Hot Pandeyuca Inc, una de las fábricas de pan más exitosas de la Florida.

La vida de David ha dado un tremendo vuelco, desde que llegó en 1998 como un emigrante a dormir en un cuarto de la casa de su hermana con su esposa y sus dos hijas, hasta convertirse en uno de los empresarios más influyentes de Miami.

“Llegué sin ningún capital, sin ninguna idea de negocio, con la responsabilidad de sacar adelante a mi familia. En Colombia era administrador hotelero, conozco de cocina, de restaurante y panaderías. Un día recorriendo Miami pensé: voy a hacer una panadería, y así comenzó todo.

ANG_3254.JPG
Alfandary es uno de los empresarios más influyentes de Miami.
Alfandary es uno de los empresarios más influyentes de Miami.

El capital raíz

Cuando llegas nuevo a un país no tienes crédito. Me senté en mi casa, escribí un proyecto y comencé a visitar bancos. Todos me rechazaban con la razonable excusa de que no tenía crédito. Pero no desistí, sabía que sin el dinero mis sueños no serían realidad. Al final, un director de banco me escuchó y se interesó por el proyecto. Visitó conmigo la panadería que yo quería comprar y a los dos días me dio el dinero. El primer año todo estaba a nombre del banco y si pagaba entonces pasaba a mi nombre. Y así fue.

El primer negocio

La panadería estaba quebrada pero tenía un gran potencial, estaba ubicada en el barrio Winchester y en frente teníamos un restaurante peruano bastante famoso con mucha clientela. Lo primero que hicimos fue limpiar el local, descubrir los cristales para que la gente pudiera mirar lo que había dentro. Y comenzamos a vender desde pan hasta ollas de presión. Era un local muy grande y teníamos que sacarle provecho a cada milímetro de su espacio. Además hacía mercadeo por el barrio para darme a conocer.

A todo el que entraba le regalaba un pandebono. Muchos se asombraban porque no lo conocían. Poco a poco, empezaron a afluir los clientes al local. Éramos dos personas trabajando un montón de horas al día.

Después fuimos aumentando la oferta y hacíamos pandebono, pandeyuca, roscas de guayaba, además de los otros productos de la tienda. Logramos que la gente viniera a comprarse un pandebono de 0,65 centavos y se gastara 30 o 40 dólares en otros productos.

El salto

Después de dos años llegando a las cinco de la mañana, a limpiar baños, vitrinas, poner pan al horno, me dije: yo no puedo estar toda mi vida haciendo esto. Y así se me ocurrió probar lo del pan congelado con el objetivo de tener mi propia red de panaderías.

Comencé regalando bandejitas de pandebono congelados a mis mejores clientes. Y les decía: Hornee esto en casa y dígame qué tal. La gente comenzó a comprarlos para hacerlos en casa.

Así me decidí a abrir mi primera planta para fabricar pandebono congelado. Era muy sencilla, tenía una batidora de masa, un congelador y una mesa de trabajo. Todo se hacía a mano, llegamos a producir 5 mil pandebonos diarios.

El pan congelado me dio la entrada en Sedanos. En esa época tenía la panadería reparto en Sedano y atendía la fábrica, era un poco extenuante. Por eso busqué un distribuidor y me asocié con “El Sembrador”, que son distribuidores muy importantes y están presentes en los principales mercados de la Florida. Entonces tuvimos que crecer y diversificar nuestros productos, llegando a fabricar más de 20 tipos de panes.

Ahora estamos en Publix, Wholefoods, Winn-Dixie, en 500 tiendas de Seven Eleven, estamos en todos los Walmart de Puerto Rico y exportamos a Panamá.

DSC_4790.JPG

La nueva planta

En esta nueva planta trabajan unos 30 empleados. Casi todo el proceso está automatizado. He traído máquinas de Japón que nos ayudan a hacer el trabajo. En estos momentos producimos al día 65 mil pandebonos, 40 mil pandeyuca, 15 mil panes y muchos otros productos. Tenemos presencia en la Florida, Houston, Los Ángeles, Atlanta, Panamá y Puerto Rico.

Mientras haya mercado no existe límite. Mientras logres que tu producto sea consumido, no hay límites.

Consejo para emprendedores

Quien desee emprender tiene que tener tres cosas muy claras: que el sueño sea realizable, perseguirlo con mucha persistencia y ser honesto con uno mismo. Recordar que en esta carrera hay momentos buenos y muy malos. Hay personas que suben dos peldaños y dejan de ser ellos, olvidan su procedencia. Esa actitud no es buena para los negocios porque estos se construyen con el trabajo de muchas personas.

Hay dos formas de negocios: el que quiere crear una empresa para tener su propio trabajo, el autoempleo; y otro muy distinto es crear una empresa para ser libre. Para considerarte un empresario tienes que tener libertad. Donald Trump es un buen empresario, por eso fue capaz de hacer carrera presidencial, es libre.

El próximo paso

El nuevo destino es Europa. Estamos en conversaciones con empresas españolas e intentando con Alemania. Creo que los europeos son gente muy abierta dispuesta a probar productos diferentes. Ese es el próximo capítulo de mi sueño.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas