Obra para minusválidos crea polémica en Miami Beach
La fundación Sabrina Cohen busca la aprobación de un espacio permanente para que sus asociados tengan acceso a la playa

Los comisionados de Miami Beach valoran la aprobación de una nueva estructura de dos pisos en la calle 53 y la avenida Collins que serviría como una instalación permanente en la playa para a permitir que las personas con discapacidad puedan acceder a la playa. Estas instalaciones permitirían a los minusválidos disfrutar del mar y la arena igual que el resto de los floridianos, según publicación local.

Actualmente, la Fundación Sabrina Cohen, SCF, por sus siglas en inglés, celebra eventos bimensuales llamados "días de playa adaptables" en el acceso a la playa del parque Allison donde proporcionan equipos y personal capacitado para ayudar a los minusválidos a bañarse en el mar. La fundación ha estado trabajando con los funcionarios de la ciudad para obtener la instalación construida. Se construiría en el estacionamiento, eliminando 20 de 139 espacios. Allí se almacenarían los equipos voluminosos necesarios para facilitar la entrada al mar de estas personas y se en esta zona cubierta un área para terapia. El límite de altura del espacio de 5.000 pies cuadrados sería 24 pies.

La programación de este proyecto comenzó el verano de 2016 y con el apoyo de la Ciudad de Miami Beach, SCF ha creado un programa de adaptación que proporciona acceso a la arena y al mar con una plataforma de cubiertas y esteras sobre la arena. Estas plataformas permiten acceder las sillas de ruedas y un equipo con el que el personal especializado y los voluntarios ayudan a los discapacitados dentro y fuera del agua.

Desde el lanzamiento de la iniciativa llamada “días de acceso a la playa” en mayo de 2016 el centro ha servido a más de 500 invitados, incluyendo residentes discapacitados de Miami Beach, el Condado de Dade y turistas discapacitados. Se han involucrado ciudadanos, familiares, amigos y voluntarios de Miami Beach Senior High, Ocean Rescue, la Universidad de Miami, Universidad Internacional de Florida, Jackson Memorial, Miami Physical Therapy quienes han pasado por este lugar para ayudar y mostrar su solidaridad con los minusválidos.

De aprobarse el proyecto, SCF proveería el dinero y la ciudad lo desarrollaría, pero una propuesta anterior hace dos años se desvaneció y los esfuerzos actuales se enfrentan a la oposición de algunos lugareños.

"Mi preocupación específica es que estamos beneficiando intereses especiales y limitando el derecho del público a usar la playa y el parque", dijo la residente Diana L. Rodríguez en una audiencia pública en abril.

Otros han hablado con dureza sobre la propuesta, argumentando que las personas con discapacidad deben estar en una piscina, no en el océano, que tenerlas en el agua sería una responsabilidad para la ciudad y que la instalación limitaría el acceso del público a la playa.

Si se aprueba la obra humanitaria, la fundación tendría tres años para recaudar los fondos necesarios. Un edificio autofinanciado que contribuiría a una causa excelente a costa de unos cuantos aparcamientos.