Por Nayeska Cruz

Muchas personas llegan a confundir mucho la contabilidad con las finanzas; la contabilidad es la que se encarga de permitir el control de los números y la información financiera dentro del negocio que se está llevando a cabo. Hay muchos tipos de contabilidad, la contabilidad externa, contabilidad de gestión, contabilidad financiera, contabilidad de costos, entre otros.

Las empresas tienen distintos departamentos, en los cuales hay personas que se encargan específicamente de la contabilidad. Cabe destacar, un departamento aislado a las personas que trabajan las finanzas; algo que no es más que la parte que controla los ingresos y egresos que provienen de las inversiones que desarrolla el negocio. Las empresas de medianas y grandes dimensiones requieren de estos dos ámbitos para poder llevar un orden económico de todo lo que se mueve monetariamente.

La gran brecha que existe entre estas dos disciplinas es que una se encarga de la información monetaria; análisis, planificación, funcionamiento de la empresa y futuro económico de la empresa, la cual es la contabilidad. Mientras que las finanzas se encargan de las decisiones e informaciones acerca de las inversiones que se realizan.

Estas dos ramas son tan importantes como cualquier paso para llegar al éxito con tu empresa. Te permiten saber acerca de los movimientos que más favorecen, cuál sería la mejor alternativa para una inversión, cuánto dinero se ha gastado semanal, mensual, trimestral, semestral y anual, qué tan viables son las estrategias económicas que se están utilizando, precios de compra y venta y muchas cosas más que son fundamentales para llevar el control de tu negocio de una manera ordenada y adecuada, tomando en cuenta también el equipo de trabajo especializado que debe estar encargado para ello.

Para saber más acerca de contabilidad y finanzas visita Negocia en Miami.

Deja tu comentario: