Regal GS: Al fin un Buick para las nuevas generaciones
El fabricante estadounidense saca al mercado un impresionante sedán deportivo de alta gama con un poderoso motor V6 que genera 310 caballos de fuerza pura

Por décadas, Buick ha sido una de las divisiones más tradicionales de General Motors. Cuando el gigante automotriz norteamericano enfrentó serios problemas financieros, a finales de la década pasada, fue necesario que se deshiciera de varias de sus divisiones, entre ellas Pontiac, Saturn, Hummer y Saab, y muchos se sorprendieron cuando la cizalla no se llevó por delante a Buick, que apenas está empezando a gozar de cifras halagüeñas en cuanto a ventas, y cuyos vehículos ya están dejando de asociarse, en la memoria colectiva de los norteamericanos, con carros para gente mayor.

Eso ha sido aquí en los Estados Unidos, porque en la China, los productos de Buick se han venido vendiendo muy bien desde hace tiempo, y la marca disfruta de una altísima y bien merecida reputación. Con base en esa presencia exitosa en un mercado tan exigente como el chino, la gente de GM decidió inyectar una nueva vida al portafolio de productos que Buick fabrica y comercializa en los Estados Unidos, a través de una amplia red de concesionarios que comparte con otras marcas como Cadillac y GMC. Muestra de ese nuevo impulso es el totalmente novedoso Buick Regal GS del 2018, un sedán deportivo de alta gama, impulsado por un motor V6 de 3.6 litros, con inyección directa, que genera 310 caballos de potencia y 282 libras pie de torsión, y está acoplado a una transmisión automática de nueve velocidades, con doble embrague activo y tracción inteligente en las cuatro ruedas (AWD).

La gente de Buick alega que han logrado en el Regal GS la combinación de cuatro ingredientes: experiencia de manejo, personalidad, lujo y elegancia. En realidad, es evidente que lo logran, uniendo además “diseño deportivo con versatilidad útil.” Sigo citando a la gente de Buick, cuando afirman que su nuevo Regal GS es “un automóvil para la gente común, que no tiene nada de común”. Buena frase, sin duda, pero en lo que a mi concierne lo que es bien claro, es que este no es un Buick como los que vimos en décadas pasadas, ese auto de gente mayor a que hacíamos referencia. Este automóvil definitivamente se las trae y con productos así, la marca dejará atrás muy pronto ese pesado lastre.

Haciendo gala de su herencia, Buick ofrece una suspensión simplemente espectacular, con reminiscencias de aquellas mullidas y suaves, de los grandes autos americanos de los años 50s y 60s, que dejaban la impresión de que se desplazaba uno por las nubes, cuando en realidad andaba sobre la carretera. Eso debe atribuirse al Control Continuo de Amortiguación (CDC) de segunda generación, que se ajusta automáticamente 500 veces cada segundo, con base en las condiciones del camino y el estilo de manejo del conductor, que también puede ajustarse a dos modos: GS y deportivo.

Buick se preocupa sustancialmente por lograr que sus vehículos, más que productos industriales, parezcan verdaderas esculturas, que en el caso del Regal GS añaden ciertos ingredientes sutiles de una naturaleza eminentemente deportiva pero también un tanto agresiva. A eso contribuyen en gran medida las ruedas de aleación de 19 pulgadas, que vienen estándar, y el alerón posterior

El Buick Regal GS del 2018 toma el tema del infoentretenimiento con absoluta seriedad, ofreciendo lo más avanzado en materia de conectividad, con una pantalla táctil de 8 pulgadas y compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto. Mención especial merece el paquete opcional Driver Confidence II, que incluye proyección de información sobre el parabrisas y una serie de dispositivos tales como el Sistema de Frenado con Peatón al Frente, la Advertencia de Salida de Carril y la Alerta de Colisión Frontal. El nuevo Regal GS viene equipado con su propio sistema de Wi-Fi OnStar 4G LTE, con acceso ilimitado a un plan de datos por $20 mensuales, y tres meses de prueba gratis.

El nuevo Buick Regal GS del 2018, que se fabrica en Rüsselsheim, Alemania, compite directamente con productos dentro de su segmento de las marcas Acura, Lexus, Audi y BMW, y su precio básico comienza en los $40,590 dólares, y estará llegando a los concesionarios para finales del verano.