Lucas tenía razones para pensar lo peor. Le mostró el corte de Star Wars a muchos de sus colegas directores y, en su mayoría, le dieron palo. Brian de Palma le soltó con franqueza que era lo peor que había visto, pero también le dio una mano al reescribir el famoso pergamino amarillo que abre la cinta, ubica al espectador en la turbulenta situación de la galaxia y se pierde en el infinito. Durante el rodaje, los actores compartían sus impresiones con sus conocidos, y no eran propiamente positivas. Harrison Ford se burló asegurando “hay un tipo gigante con traje de perro, esto es ridículo”. Sir Alec Guinness, ganador del premio Óscar a mejor actor en 1957, accedió a participar porque le había gustado la anterior película de Lucas, American Graffiti. Pero en cartas a sus amigos se quejaba de diálogos que consideraba terribles y no le aportaban mayor cosa a su personaje, Ben Obi-Wan Kenobi.

Steven Spielberg, visionario, consideró que la cinta tenía todo el potencial del mundo y estimó que superaría en ganancias y atención a Encuentros cercanos del tercer tipo, la película que estaba a punto de estrenar a un costo tres veces mayor que Star Wars (cuyo presupuesto ascendió a 11 millones de dólares). Incrédulo, Lucas lo retó a cambiar 2,5% de las ganancias de su cinta contra 2,5% de las ganancias de la de Spielberg. Este ganó la curiosa apuesta, según reseña el reportaje publicado en la revista colombiana Semana.

Al principio, muy pocas salas accedieron a proyectar la película y forzaron al estudio a amenazarlas con no entregarles The Other Side of Midnight, el éxito del año. El despliegue de fuerza algo hizo, pero con el paso de las semanas, el voz a voz y las reseñas impulsaron un efecto bola de nieve que, 40 años después, aún sigue rodando.

Nadie estaba preparado para el tsunami de éxito que venía, ni siquiera la Fox que vio su valor en bolsa duplicarse en poco más de tres semanas. Star Wars marcó una revolución que trascendió el cine de ciencia ficción y agitó los fundamentos del séptimo arte. Fue la primera cinta en superar la marca de los 300 millones de dólares recaudados en Estados Unidos, desplazando el récord de Jaws (Tiburón) dos años antes. La manera como sus seguidores adoptaron la historia, sus personajes, frases y hasta las naves y los personajes no humanos, con el fervor de un culto religioso, establecieron los cimientos para muchas otras sagas multimillonarias.

La crítica fue positiva, pero Roger Ebert, una de las eminencias del momento, sentenció con perspectiva histórica que la película había “colonizado nuestra imaginación”. El diario The Telegraph consideró pertinente que la reseñara Andrew Berry, su corresponsal de ciencia. Este aseguró: “Los dramas espaciales han sufrido por su falta de escritura y presupuesto. En el caso de ‘Star Wars’, desde ‘2001: Una odisea espacial’, de Stanley Kubrick, es la mejor. Y en ciertos aspectos, es una de las películas más emocionantes de la historia”. Muchos colombianos recuerdan haber visto Star Wars en cine (hubo varios estrenos y reestrenos), mientras otros, más jóvenes, en versiones caseras en formato beta. Pero el hito quedó marcado por todo el mundo.

Lucas se inspiró en los seriales de Flash Gordon y en las películas de samuráis de Akira Kurosawa, y por medio de temáticas universales conectó la aventura con el melodrama. Peter Bradshaw, crítico de cine del diario The Guardian, celebró el aniversario 40 del estreno con un texto contundente sobre cómo Star Wars es una telenovela increíble. Bradshaw, y en ciertas declaraciones Lucas, lo ha confirmado: más allá del marco de guerra espacial, la saga describe las dinámicas en torno a problemas familiares, a la figura antagonista fuerte del inolvidable Darth Vader, e integra tensiones amorosas y hasta problemas de clase, con los androides R2-D2 y C-3PO como sirvientes.

Las actuaciones y química entre Mark Hamill, Alec Guinness, Harrison Ford y Carrie Fisher son memorables, los efectos hicieron inolvidables y sorprendentes los lances de esgrima con los sables de luz. Todo aunque Lucas, en el fondo, odiaba la experiencia de dirigir. Pero a pesar de sus dificultades para comunicarse con los actores, su visión, creatividad y la manera en que integró efectos especiales hicieron de esta una producción única.

Y además contó con el aporte del célebre compositor John Williams, un detalle esencial. “El maestro trajo de vuelta al cine el sinfonismo con esta banda sonora compuesta en el estilo del romanticismo tardío del siglo XIX, propio de compositores como Richard Strauss y sus contemporáneos”, señala Leonardo Niño, realizador del programa Bandas Sonoras de la emisora Javeriana Estéreo en Bogotá. Lucas le pidió a Williams una música que resultara cercana para las audiencias, dado que las imágenes y los personajes provenían de un mundo lejano. El resultado no pudo ser mejor, pues la banda sonora dotó a la película de una atmósfera monumental y trascendente.

Disney inaugurará parque temático de Star Wars

La empresa Walt Disney dedicará dos parques temáticos a la saga de películas de “La guerra de las Galaxias” (Star Wars). El anuncio lo hizo el consejero delegado de Walt Disney Company, Bob Iger, ante una audiencia de 7.500 personas durante la feria D23 Expo que se celebra en Anaheim (California).

Los parques se construirán en Disneyland (California) y Disneyworld (Florida), aunque todavía no tienen una fecha de apertura.

Con una extensión de más de 5,5 hectáreas cada uno, serán los parques de Disney más grandes que la compañía de entrentenimiento haya construido hasta ahora, según reporta la BBC.

“Vamos a crear un nuevo mundo asombroso que es nuestra mayor expansión dedicada a una temática hasta ahora”, aseguró Iger.

Los seguidores de la saga espacial de culto tendrán la oportunidad de participar en una batalla épica y controlar el Halcón Milenario (Millennium Falcon) en una misión especial secreta.

Disney compró en 2012 Lucasfilm, los estudios fundados por el cineasta George Lucas, autor de la saga de películas que comenzó en 1977.

Deja tu comentario: