Del temor a la aceptación: los líderes latinoamericanos y Donald Trump 
Repasamos las posturas de algunos líderes de la región, desde el presidente mexicano Peña Nieto hasta el peruano Pedro Pablo Kuczynski

BUENOS AIRES.- La victoria de Donald Trump en Estados Unidos resultó una sorpresa para muchos, incluso en Latinoamérica, donde temían por la llegada a la Casa Blanca del empresario, que anticipó una política proteccionista con su lema "America first" (Estados Unidos primero).

Los temores, e incluso el rechazo inicial, derivaron en muchos casos en una aceptación del triunfo del republicano en las elecciones del 8 de noviembre de 2016, en las que se impuso a la demócrata Hillary Clinton, que había sido apoyada por algunos de los mandatarios latinoamericanos.

A continuación, un repaso de la postura de algunos líderes de la región:

- MÉXICO: El vecino país del sur se convirtió en protagonista de la campaña electoral de Trump, que calificó de "violadores" y "criminales" a los mexicanos indocumentados y prometió levantar un muro en la frontera común. El presidente Enrique Peña Nieto intentó un acercamiento e invitó al candidato republicano a su país durante la campaña, pero la decisión se le volvió en contra. La visita fue duramente cuestionada y llevó incluso a la renuncia del ministro de Hacienda, Luis Videgaray, que luego volvió al Gobierno en la cartera de Exteriores, desde la que maneja la relación con Washington.

Tras la asunción de Trump en enero, Peña Nieto dijo que "se abre un nuevo capítulo en la relación entre México y Estados Unidos, que implicará un cambio, un reto, pero también hay que decirlo, una gran oportunidad". La polémica por el muro continuó y llevó incluso a que Peña Nieto cancelara una visita a la Casa Blanca. Durante su mandato, Trump no sólo avanzó en sus planes sobre el muro, sino también en la promesa de revisar el Tratado de Libre Comercio para América del Norte, que es el motor de las exportaciones mexicanas.

- ARGENTINA: Durante la campaña electoral estadounidense, el presidente argentino, Mauricio Macri, dio su apoyo a la rival de Trump, la demócrata Hillary Clinton. "Digamos que yo estoy más para construir redes y un mayor intercambio, no para construir muros que nos dividan", señaló en relación a Trump, por los planes del republicano. La canciller argentina de entonces, Susana Malcorra, fue incluso más dura: "Los mensajes tal cual han sido dados por Donald Trump hasta ahora son preocupantes".

El tono cambió apenas se supo de la victoria de Trump: "Espero que podamos trabajar juntos por el bien de nuestros pueblos", dijo Macri. El presidente argentino, que tras asumir su cargo en 2015 había iniciado una etapa de acercamiento a Estados Unidos con Barack Obama, se convirtió en el segundo líder latinoamericano en visitar la Casa Blanca, en abril.

En Washington, ambos empresarios devenidos presidentes intercambiaron elogios. "Me siento muy cómodo respaldándolo porque sé lo que estoy respaldando", manifestó Trump. "Va a ser un gran presidente de Argentina", añadió el republicano, que se refirió a Macri como su "amigo desde hace muchos años". "Ha sido una reunión fantástica", señaló Macri tras su visita a la Casa Blanca.

- VENEZUELA: "Nosotros no podemos esperar nada bueno de ninguno de ellos. Ni el Trump ni la Clinton vienen con buenos deseos e intereses para Venezuela ni para América Latina", señaló el presidente venezolano Nicolás Maduro previo a las elecciones. Y una vez que el republicano se impuso, aseguró que esperaba tener una relación "sobre la base del respeto" y que se "puedan superar los errores que se han cometido con Venezuela".

"Peor que Obama no será", consideró sobre el nuevo presidente estadounidense, pero la esperanza duró poco. Desde la llegada de Trump a la Casa Blanca, Estados Unidos impuso varias rondas de sanciones a funcionarios del Estado venezolano, entre ellos al propio Maduro. "El emperador Donald Trump ha calificado a Venezuela de dictadura y me ha dicho dictador tres veces. Tengo el honor de haber sido nombrado tres veces por el jefe del imperio", dijo recientemente Maduro, en uno de sus clásicos cuestionamientos a la administración estadounidense.

- PERÚ: "El candidato estadounidense es una amenaza porque quiere poner un muro entre Estados Unidos y América Latina y hacer que los mexicanos lo paguen, lo que realmente me parece el colmo", señaló el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, sobre Trump antes de las elecciones.

El economista liberal, que durante la campaña comentó que prefería un triunfo de Clinton por las políticas proteccionistas de su rival, fue luego el primer presidente latinoamericano en ser recibido por Trump en la Casa Blanca en febrero. "Perú es un vecino fantástico. Tenemos una gran relación, mejor que nunca", señaló el estadounidense tras recibir a Kuczynski, quien se convirtió en un fuerte aliado en el conflicto con Venezuela.