Ejecutan en la Florida a hombre condenado por doble asesinato hace 26 años
Hannon fue sentenciado a la pena de muerte por el asesinato en 1991 de un hombre, a quien degolló hasta casi decapitarlo, y de otro individuo, compañero de vivienda del primero y quien tras esconderse debajo de una cama recibió seis disparos en el pecho por parte del ejecutado

MIAMI.- El estado de Florida ejecutó a Patrick Hannon, de 53 años, quien estaba condenado a muerte por degollar a una persona y disparar hasta seis veces a otra en un apartamento en Tampa, en el año 1991.

Hannon fue declarado muerto, de acuerdo a la Oficina del Gobernador, tras recibir una inyección letal en la Prisión Estatal de Florida, en el norte del estado, por el asesinato de Brandon Snider, de 27 años, y de su compañero de vivienda Robert Carter, de 28.

Según informó la agencia de noticias EFE, poco antes, en un escueto escrito, la Corte Suprema de Estados Unidos denegó a este condenado que pasó 26 años en el corredor de la muerte un pedido de suspensión de la ejecución, tal como anteriormente lo había hecho el tribunal supremo de Florida.

Previa a su ejecución, Michelle Glady, portavoz del Departamento de Correcciones de Florida, informó que Hannon durmió apenas 3 horas y que su última cena consistió en costillas de carne, papas fritas, tocino, pan, helado de vainilla y té.

Sus últimas horas las pasó junto a su esposa y "de buen ánimo", de acuerdo a la portavoz.

Hannon fue sentenciado a la pena de muerte por el asesinato en 1991 de Snider, a quien degolló hasta casi decapitarlo, de acuerdo a documentos de la corte, y de Carter, compañero de vivienda del primero y quien tras esconderse debajo de una cama recibió seis disparos en el pecho por parte del ejecutado.

Hannon acudió a este apartamento en compañía de otras dos personas, entre ellas James Acker, quien antes del ataque de Hannon apuñaló varias veces a Snider, un crimen por el que cumple cadena perpetua en una prisión de Florida.

De acuerdo a los documentos judiciales, el sangriento incidente, en el que también participó Ronald Ivan Richardson, fue en respuesta a la destrucción por parte de Snider del apartamento de la hermana de Acker, quien en ese entonces era exnovia de la víctima.

El preso se convirtió en el tercero, tras la ejecución en octubre pasado de Michael Ray Lambrix y en agosto de Mark James Asay, también por asesinato, en recibir la inyección letal tras el limbo legal en el que permaneció en Florida esta condena.

En enero de 2016, el Tribunal Supremo de EEUU calificó de "inconstitucional" la forma como la Florida decidía las penas capitales, lo que obligó al estado a cambiar el proceso y ahora la pena se decide por "unanimidad" del jurado, no por mayoría simple.

Con esta ejecución, suman 95 los condenados a muerte en la Florida que han sido ejecutados desde 1976. Actualmente, unas 400 personas, cuatro de ellas mujeres, esperan en el corredor de la muerte su ejecución mediante inyección letal.

Con Hannon, un total de 1.464 personas han sido ejecutadas en EEUU desde que el Tribunal Supremo reinstauró la pena de muerte hace cuatro décadas en los estados del país que desean aplicarla.

La muerte de Hannon se da el mismo día en que Texas tiene previsto ejecutar al mexicano Rubén Ramírez Cárdenas, condenado a muerte en 1998 por el secuestro, violación y asesinato de su prima Mayra Laguna -de 16 años- el 22 de febrero de 1997 en McAllen, ciudad del sur de Texas y fronteriza con la mexicana Reynosa.

El caso ha merecido la atención en vista de las críticas de instituciones interamericanas y de derechos humanos, que señalan que no hubo un "juicio justo", así como del propio Gobierno de México, que ha pedido la conmutación de la ejecución debido a que no se siguió "el debido proceso legal".

La Florida reinstauró la pena capital en 1976, cuando fue autorizada por la Corte Suprema de la nación, y desde entonces se mantiene por voluntad popular.