@ruiefe

WASHINGTON.– El informe anual de la organización Human Rights Watch enfoca su estudio del 2017 en el populismo en la política y, además de a dirigentes populistas europeos, incluye al presidente electo estadounidense, Donald Trump, como potencial peligro para los derechos humanos.

La inclusión de Trump pudiera sorprender a algunos de sus seguidores, pero el magnate aparece en el informe precisamente porque Human Rights Watch considera el comportamiento de sus fanáticos y la tolerancia hacia la violencia que el Presidente electo manifestó durante algunos de los mítines de campaña, como un indicio de un comportamiento preocupante, particularmente en las múltiplas agresiones a manifestantes contrarios y los ataques a los periodistas.

“Solo porque un populista, en toda su sabiduría, dice que la mayoría quiere algo no justifica que atropelle los derechos de los desfavorecidos”, adelantó el lunes el director ejecutivo de Human Rights Watch, Kenneth Roth, en su cuenta Twitter.

Posteriormente, en un comunicado fue más preciso y puso el dedo en la llaga. O sea, en Trump y otros políticos similares en Europa.

“La elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, tras una campaña que fomentó el odio y la intolerancia, y el aumento de la influencia de los partidos políticos europeos que rechazan los derechos universales, ha colocado en riesgo el sistema de derechos de la post guerra”, afirmó Roth en el comunicado que acompaña el informe anual.

En su opinión, “Trump y varios políticos en Europa buscan el poder a través de llamados al racismo, la xenofobia, (comportamientos) misóginos y nacionalistas. Sostienen que el público acepta la violación de los derechos humanos como algo necesario para garantizar un empleo, evitar el intercambio cultural o prevenir ataques terroristas”.

De hecho, agregó, “el irrespeto por los derechos humanos abre espacio al camino más fácil hacia la tiranía”.

Es la primera vez que una organización de derechos humanos estadounidense vuelca una crítica tan dura hacia un mandatario estadounidense.

Uno de los ejemplos que ha asustado a Roth es la propuesta de Trump, durante un debate electoral, de mandar a arrestar a su rival demócrata Hillary Clinton, lo cual llevó a sus seguidores a gritar en los mítines electorales posteriores que “la encarcelen”, ante el beneplácito del candidato.

Nunca en Estados Unidos un candidato había propuesto el encarcelamiento de un adversario político. “Esto es un ejemplo claro de intolerancia”, agregó el director ejecutivo de Human Rights Watch, quien sostuvo que las propuestas políticas del Presidente electo rechazan “los principios básicos de la igualdad y dignidad” y amenazan con minar los avances en materia de derechos humanos que tardarán décadas en consolidarse.

Es más, “a menos que repudie lo que ha dicho, su administración se arriesga a cometer violaciones masivas de derechos humanos en Estados Unidos”.

DIARIO LAS AMÉRICAS intentó contactar el equipo de transición del mandatario electo el martes por la noche pero no obtuvo respuesta. De hecho, Trump y su entorno casi no tienen relaciones con la prensa hispana estadounidense.

FUENTE: Enviado especial

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario