Embed

WASHINGTON.- Al menos diez personas han muerto en los devastadores incendios en el norte de California, EEUU, que ya han devorado casi 29.000 hectáreas y han provocado la evacuación de, al menos, 20.000 personas de sus casas, informaron este lunes las autoridades locales.

Hasta 1.500 edificios han sido destruidos y más de 103.000 personas se encuentran sin gas ni electricidad, especialmente en los condados de Napa y Sonoma, dos de las zonas más dañadas.

Fue en el condado de Napa donde, durante la madrugada, se registraron tres grandes incendios y varios de menor envergadura, indicó hoy Molly Rattigan, portavoz del condado.

Esos incendios se han ido extendiendo a lo largo de las horas, provocando nuevos focos, y llevaron al gobernador del estado, Jerry Brown, a declarar el estado de emergencia en algunos condados del norte de California, donde se encuentran gran cantidad de los viñedos que hacen famoso el vino del estado.

Embed

"Esto es realmente serio, se está moviendo muy rápido. El calor, la falta de humedad y los vientos nos están llevando a una situación muy peligrosa y lo están empeorando", dijo Brown durante una rueda de prensa, en la que admitió: "No está bajo control, pero estamos intentándolo de la mejor forma que podemos".

En estos momentos, uno de los incendios más violentos se encuentra en la localidad de Santa Rosa, en el condado de Sonoma, con una gran franja del norte de la ciudad bajo orden de evacuación y las escuelas cerradas. También han sido evacuados hospitales y negocios.

Media docena de distritos escolares en el norte de California cerraron hoy sus escuelas al igual que la Universidad Estatal del condado de Sonoma.

El peor incendio en la historia reciente de California fue en Cedar, en el condado de San Diego en 2003, que destruyó más de 2.800 hogares.

En el condado de Napa se registraron tres grandes incendios en la madrugada; y varios de menor envergadura, apuntó el portavoz del condado, Molly Rattigan, sin embargo, se han ido extendiendo a lo largo de las horasa.

Embed

La destrucción de los incendios ha sorprendido a las autoridades, ya que en apenas unas horas el viento ha extendido las llamas por miles de hectáreas.

Esta época del año es cuando históricamente han ocurrido los fuegos más grandes, más dañinos y mortíferos del estado, aseguran varias fuentes, aludiendo a los fuertes vientos de otoño.

Embed

También han tenido que ser evacuados hospitales y negocios.

Los vientos fuertes y secos avivaron las llamas, por lo que lo residentes de la zona fueron sometidos a evacuaciones obligatorias y enviados a refugios locales.

El Servicio Meteorológico Nacional emitió un aviso de advertencia de viento el domingo y dijo que esperaba vientos de 32 a 56 kilómetros por hora.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario