@ruiefe

MIAMI.– El nombramiento de un fiscal especial para investigar la interferencia rusa en la política estadounidense ha provocado el rechazo airado por parte del presidente Donald J. Trump. El mandatario no solo no cree que la investigación haga falta como piensa que se trata de una “cacería de brujas”.

Una cacería que, en este caso, le estaría orientada por sus posibles nexos, o del personal de su entorno, con los rusos. El nuevo fiscal, Robert Mueller, es un exdirector del FBI bien respetado dentro de la institución y tiene ahora la tarea de investigar una posible confabulación de la campaña presidencial con Rusia que, por otro lado, es desde el jueves objeto de otra investigación, esta vez de matiz criminal, por parte del Congreso.

“Esta es la más importante cacería de brujas a un político estadounidense en la historia”, escribió Trump en uno de sus habituales tuits matutinos el jueves. Y agregó en otro: “Con todos los actos ilegales que sucedieron durante la campaña de (Hillary) Clinton y la administración de Obama, jamás se ha nombrado un fiscal especial”.

Horas después, en una rueda de prensa conjunta con su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, el Presidente agregó que el nombramiento de un fiscal especial “hiere a nuestro país” y “es una disculpa de los demócratas que perdieron la presidencia”.

Muller ha sido nombrado por el fiscal asistente Rod J. Rosenstein, porque el secretario de Justicia, Jeff Sessions, se ha excusado de interferir en una investigación sobre la presunta confabulación con los rusos, y ocurre tras una semana infernal para el presidente Donald Trump que comenzó con el despido del director del FBI, James Comey y la revelación de que el mandatario le pidió que desestimara la investigación sobre su exasesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn. “Mi decisión no es para descubrir si se ha cometido algún delito o si habrá un encausamiento. Todavía no he tomado una decisión al respeto”, dijo Rosenstein, quien firmó la carta que sirvió a la Casa Blanca para justificar el despido del exdirector del FBI.

La investigación que Mueller tiene ahora en sus manos está relacionada con una posible confabulación de Trump o la gente de su entorno con los rusos y el Presidente tendría razones para temerla y, de ahí, su rechazo. Entre otras cosas porque el miércoles el diario The Washington Post aseguró tener en su poder una grabación del líder de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, de donde se desprende de que los líderes republicanos estaban al tanto de que el mandatario recibió dinero de Moscú, aun siendo candidato. Pero se comprometieron al silencio.

La conversación ocurrió el 11 de junio del año pasado y en ella participaron además de Ryan, el líder de la mayoría en la Cámara baja, Kevin McCarthy, y otros dirigentes republicanos. Todo comienza cuando McCarthy sugiere que Trump ha recibido dinero del presidente ruso Vladimir Putin, según la grabación obtenida por The Washington Post.

Cuando McCarthy suelta la “bomba”, Ryan de inmediato solicita a los demás presentes que mantengan la boca callada y los hace jurar silencio y de que nada de lo hablado saldría de la sala. La conversación ocurrió precisamente en el día en que se supo que las instalaciones del Comité Nacional Demócrata fueron “hackeadas”, supuestamente por Rusia, y los líderes republicanos habían sostenido una reunión con el primer ministro ucraniano, Volodymyr Groysman, el cual les habría dicho que Rusia también había financiado a líderes del Este de Europa en su propio beneficio. Según la prensa francesa, Putin fue uno de los principales impulsores de la excandidata a la presidencia francesa y de extrema derecha, Marine Le Pen.

Según The Washington Post, McCarthy dijo: “Les puedo garantizar que esto es lo que hay. Los rusos jaquearon el Comité Demócrata y lograron (obtener) lo que la oposición (los demócratas) tenían sobre Trump”.

Cuando le preguntaron a quien pensaba que los rusos habían pasado la información, McCarthy contestó: “Hay dos personas, creo que Putin paga a Rohrabacher y Trump. Lo juro por Dios”.

Dana Rohrabacher es un congresista republicano por California conocido por sus puntos de vista pro rusos. Su portavoz negó a The Washington Post que el congresista haya recibido dinero de Moscú.

Según The Washington Post, los comentarios de McCarthy llevaron a Ryan a decir a los demás que “esto es ‘off-the-record’. No quiero filtraciones, ¿bien?”. Y añadió: “Esta es la forma de que sepamos que somos una familia acá. Lo que se dice dentro de la familia queda dentro de la familia”.

Inicialmente el portavoz del líder de la Cámara baja, Brendan Bucks, negó que la conversación siquiera hubiera tenido lugar. Pero cuando el reportero del Washington Post le dijo que tenía en su poder la grabación, cambió de postura. “Toda esta conversación, que tiene más de un año, no fue más que una broma. Nadie cree que el líder (de la Cámara) estaba afirmando seriamente de que Donald Trump o alguien de nosotros fueron pagados por los rusos”.

El viernes pasado los abogados de Trump emitieron una carta en la cual certifican que las declaraciones de impuestos del Presidente no indican que haya tenido cualquier ingreso de los rusos, excepto 95 millones de dólares pagados por un magnate ruso próximo a Putin por la compra de una propiedad de Trump en Florida, y 12,2 millones de ingresos por la organización del concurso Miss Universo en Moscú el 2013.

“Aquí no hay ninguna confabulación con los rusos. La investigación es un disparate promovido por los demócratas”, ha dicho el Presidente el miércoles.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas