WASHINGTON.- Una decena de personas se reunió este miércoles frente a la Embajada de Cuba en Washington para reivindicar la libertad educativa en la isla y el derecho de los padres a poder escoger la educación que deseen para sus hijos.

Tras la detención por parte de las autoridades cubanas del pastor Ramón Rigal y su esposa, Adya, el pasado febrero por decidir educar a sus hijos en casa, la organización HSLDA, dedicada a la promoción de este tipo de modelo educativo en EEUU, convocó hoy una protesta al respecto.

Con pancartas de "Sí se puede la educación en casa", los asistentes escucharon la experiencia de Mario Gálvez, pastor cristiano cubano que se exilió a EEUU huyendo del Gobierno cubano.

Según relató Gálvez, al igual que Rigal, él ha experimentado la persecución de las autoridades de La Habana por querer educar a sus hijos bajo el marco de una educación cristiana, y denunció que el "régimen comunista" de Cuba no permite a las familias ejercer su libertad religiosa.

Gálvez relató cómo siendo niño, a sus cinco años, el director del colegio al que asistía le hizo sentir culpable de su propia fe, y cómo también decidió sacar a sus hijas del sistema educativo cubano ante "el lavado de cerebro" al que son sometidos los niños.

Rigal fue condenado a un año de prisión por decidir educar a sus hijos en el hogar.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario